El interés de las niñas por la Ciencia y la Tecnología se reduce significativamente a partir de los 15 años

Un reciente estudio realizado por Microsoft en toda Europa demuestra que existe una ventana de oportunidad de apenas cuatro años para que las niñas no pierdan su interés por la Ciencia y la Tecnología.

Coincidiendo con la celebración hoy en todo el mundo del Girls in ICT Day (Día de las Niñas y la Tecnología) organizado por la Unión Internacional de Comunicaciones, Asus, Lenovo, Fundación Junior Achievement, Conmasfuturo.com, Sigesa y Big Van Científicos sobre Ruedas se han unido a Microsoft Ibérica en la iniciativa Construyendo el Futuro / MakeWhatsNext con el objetivo de fomentar el interés de las niñas y las adolescentes por los estudios científico-técnicos (también conocidos como STEM por sus siglas en inglés – Science, Technology, Engineering & Mathematics)

Más de 200 niñas estudiantes de ESO y Bachiller, junto a cerca de 60 mujeres profesionales de diferentes ámbitos de actividad relacionados con el mundo de la tecnología, han participado en un evento que ha tenido lugar en la sede de Microsoft Ibérica y que ha girado alrededor de las posibilidades de la Ciencia y la Tecnología para cambiar el mundo.

Durante toda la mañana, las estudiantes que han asistido a la Jornada han podido participar en diferentes talleres de robótica, programación con Minecraft, co-creación, pensamiento lógico, marca personal en Internet, seguridad online, etc. Además, de forma paralela se han celebrado varios encuentros en los que mujeres profesionales de diferentes ámbitos de actividad han compartido su visión y experiencia y han aportado diferentes ideas para promover el interés de las niñas por la Ciencia y la Tecnología.

La Directora del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, Lucía Cerón, y el Director General del Instituto de la Juventud (INJUVE), Javier Dorado, han participado en una de estas mesas de debate organizadas en el marco de la Jornada, en la que se han analizado diferentes propuestas para aumentar la visibilidad de la labor de las mujeres científicas y tecnólogas entre las niñas y adolescentes.

Una ventana de oportunidad de apenas cuatro años

Un reciente estudio realizado por Microsoft entre adolescentes europeas muestra que, a los once años, las niñas tienen un interés por la Ciencia y la Tecnología equiparable al de los niños, pero que este interés decae significativamente a partir de los 15 años. Existe, por tanto, una ventana de apenas cuatro años en la que la escuela, las familias y las entidades que trabajan en este ámbito deberían centrar sus esfuerzos para evitar que las adolescentes pierdan su interés inicial por los estudios STEM.

“Nuestro estudio revela que no podemos esperar hasta las últimas etapas de su formación para despertar el interés de las niñas por la Ciencia y la Tecnología; es necesario actuar también en Educación Primaria y Secundaria. Estamos trabajando con otras empresas de tecnología, con asociaciones y entidades no lucrativas, redes de mujeres profesionales y, por supuesto, con los profesores y las instituciones educativas, para demostrar a las niñas que una carrera en el ámbito del STEM puede ser creativa, interesante e ilusionante”, ha asegurado Pilar López, presidenta de Microsoft Ibérica.

El estudio destaca que, pese a los esfuerzos realizados en este sentido, sigue siendo necesario destacar y dar visibilidad a mujeres científicas de éxito y trabajar en el aula y en el hogar en presentar role models en este ámbito. Los profesores (y muy especialmente las profesoras), las familias (particularmente las madres), los hermanos y hermanas y los compañeros y compañeras de clase juegan un papel fundamental a la hora de fomentar el interés de las niñas por la Ciencia y la Tecnología:

  • La falta de role models femeninos en Ciencia y Tecnología impacta negativamente en la confianza de las niñas interesadas en este ámbito. Tres de cada cuatro niñas piensan en un hombre cuando se les pide que visualicen a una persona que trabaje en el campo de la Ciencia y la Tecnología.
  • La autoestima de las niñas se ve muy reforzada cuando profesores y compañeros de clase reconocen sus habilidades en Ciencia y Tecnología de manera abierta. Este reconocimiento les hace sentirse aceptadas y valoradas.
  • El papel de los profesores es esencial. Cuando los profesores destacan el papel de las mujeres en el campo de la Ciencia y la Tecnología, las niñas se sienten reforzadas en su interés por el STEM.
  • Las niñas quieren tener contacto de primera mano con el entorno científico-técnico y con mujeres que trabajan en este ámbito. En este sentido, las visitas a laboratorios de investigación o empresas del ámbito de la tecnología se revelan como herramientas fundamentales para despertar su interés.
Optimismo vs. realismo

Las niñas encuestadas son optimistas y están convencidas de que pueden alcanzar sus objetivos en el terreno de los estudios STEM, pero reconocen que existe todavía una importante brecha de género en el mundo de la Ciencia y la Tecnología:

  • Las adolescentes interesadas por la Ciencia y la Tecnología están seguras de sus capacidades, pero tienden a evitar ser el foco de atención cuando están en clase y mantienen un perfil bajo en el aula cuando se tratan temas científico-técnicos.
  • Las niñas rechazan la afirmación de que los niños tienen una mayor capacidad natural o mejores habilidades en Ciencia y Tecnología. De hecho, sólo el 15% de las niñas encuestadas están de acuerdo con esta afirmación.
  • Incluso a edades tempranas, las niñas son conscientes de la brecha de género existente en la industria de la Ciencia y la Tecnología, lo que supone una preocupación para ellas y las desanima a la hora de plantearse su carrera profesional.
  • Aunque reconocen que sus madres y abuelas han tenido que enfrentarse a la existencia de estereotipos de género, las niñas encuestadas están convencidas de que su generación será la primera en la que las mujeres conseguirán un trato igualitario en todas las áreas.
Manos a la obra

Lo que más atrae a las adolescentes consultadas para la elaboración del informe presentado por Microsoft es la posibilidad de realizar experimentos, participar en talleres y, en definitiva, enfrentarse a retos intelectuales que requieran trabajo en equipo:

  • Las niñas prefieren las actividades que despiertan su creatividad y les permiten desarrollar los aspectos prácticos de la Ciencia y la Tecnología.
  • Comprender cómo funciona el mundo es el principal motivador citado por las jóvenes interesadas por las disciplinas STEM.
  • Cómo la Ciencia y la Tecnología cambiará la forma en la que vivimos en el futuro se perfila como una de las áreas que más interesa a las adolescentes, pero existe un 45% de encuestadas que asegura no entender el impacto de las disciplinas STEM en nuestras vidas.
  • Las adolescentes no interesadas en los estudios STEM aseguran que su rechazo proviene del hecho de que estas disciplinas ofrecen menos oportunidades de interacción social y de que no estimulan su imaginación.
El aspecto económico de la brecha de género

En Europa, sólo uno de cada cinco graduados en Ciencia y Tecnología es una mujer. El informe PISA que elabora la OCDE revela que los chicos son mucho más proclives a imaginarse a sí mismos como tecnólogos, ingenieros o científicos cuando se les pregunta por su futuro profesional. Se trata de un importante problema para la competitividad de la industria del Continente; la Comisión Europea ha alertado de que en 2020 existirán 900.000 empleos sin cubrir en el campo de la tecnología. Si no impulsamos el interés de las mujeres por los estudios STEM, nunca conseguiremos reducir esta brecha. Según datos de la Comisión Europea, la paridad de hombres y mujeres en la industria digital permitiría elevar el PIB de la Unión Europea en unos 9.000 millones de euros anuales.