¿Escribir o teclear para coger notas? Ésa es la cuestión

Un estudio de dos investigadores de la Universidad Noruega de Ciencias & Tecnología (NTNU) sobre el funcionamiento del cerebro demuestra que coger notas a mano o con un lápiz digital es la mejor herramienta para el aprendizaje

Ahora, en plena, “vuelta al cole”, resulta especialmente interesante el estudio sobre el cerebro que los investigadores Audrey Van der Meer and Ruud Van der Weel de la renombrada Universidad Noruega de Ciencia & Tecnología (NTNU), en Trondheim, realizaron para determinar la relación entre tecnología y aprendizaje. Durante dos meses, han analizado, por un lado, a estudiantes que utilizaban ordenador y teclado para coger notas, y, por otro, a los que usaban un lápiz digital sobre una pantalla.

Los resultados del estudio fueron validados por otros miembros de la comunidad científica en el mismo campo, a través de una rigurosa evaluación -que terminó a finales de mayo de este año- sobre los hallazgos, metodología y conclusiones de la investigación, lo que permitió su reciente publicación en el prestigioso periódico “Frontiers in Psychology”.

El objetivo de este estudio era definir si coger notas a través del teclado, o hacerlo con el lápiz digital sobre la pantalla, generaba alguna diferencia en la actividad cerebral y, por tanto, afectaba en la habilidad del estudiante para aprender. Para ello, contaron con 20 estudiantes de licenciatura y máster seleccionados por la Universidad de Trondheim, de entre 20 y 25 años, que tenían que completar 3 tareas diferentes -teclear, escribir y dibujar- relacionadas con el popular juego Pictionary™(Hasbro, 1985), sobre portátiles 2 en 1 Surface Pro 4.

Los investigadores utilizaron más de 250 sensores que monitorizaban los signos del cerebro de cada participante mientras completaban las tareas. Los resultados demostraron que cuando se escribe a mano -o se dibuja- se activan distintas partes del cerebro de diferentes maneras, en comparación a hacerlo con teclado.

Los científicos fueron capaces de demostrar que el movimiento del lápiz digital implica a distintos sentidos y produce resultados en una actividad neural diferente que afecta a los niveles más altos del procesamiento cognitivo y el aprendizaje.

Esta investigación pionera proporciona la primera evidencia electrofísica de que el cerebro se comporta de manera diferente cuando se escribe o dibuja con un lápiz digital, frente a cuando se escribe en un teclado. Los científicos concluyeron que las experiencias sensoriales-motrices ricas parecen facilitar el aprendizaje o, dicho de otro modo, que es el movimiento físico del lápiz lo que marca la diferencia.

Por esta razón, ahora, con la “vuelta al cole”, los científicos recomiendan que se retome la práctica de coger notas con lápiz (puede ser digital) en las aulas.

Espero que el estudio ayude a recuperar la tradición de coger notas con lápiz en las aulas. Hemos probado que al hacerlo con la mano en vez de con el teclado, se activan diferentes partes del cerebro de maneras distintas. Es una diferencia muy significativa. Usar un lápiz hace que el cerebro procese el aprendizaje de una forma más efectiva”, apuntó Audrey Van der Meer, profesora de Neuropsicología del Departamento de Psicología de la NTNU.

Las implicaciones de este estudio son claves para toda la comunidad educativa, en particular para profesores y estudiantes.”, comentó Óscar Sanz, director de Educación de Microsoft Ibérica. “Una gran parte de los procesos de enseñanza y aprendizaje tienen que ver con la escritura, esquematización, subrayar, dibujar o hacer anotaciones, acciones difíciles de realizar con un teclado. No debería sorprendernos que lo que se hace de forma natural, tomar notas con la mano, por ejemplo, nos haga adquirir y retener mejor los conocimientos. Lo ideal será, seguramente, combinar ambas herramientas”, concluyó.

En el estudio se utilizaron dos portátiles 2 en 1 Surface Pro idénticos con teclados-funda Surface y Surface Pen. Los datos se almacenaron en Microsoft OneNote para el análisis offline.

Acerca de los investigadores

Audrey L. H. Van der Meer, PhD, MSc. Frederikus Roelof (Ruud) Van der Weel, PhD, MSc, BSc.

Audrey Van der Meer es profesora de Neuropsicología y Ruud Van der Weel, profesor de Psicología Cognitiva, del Departamento de Psicología de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU).

Originarios de Holanda, ambos se fueron a Noruega hace 20 años. Coincidieron en la Free University of Amsterdam en Holanda mientras estudiaban un Master en Ciencia en el campo de Ciencias del Movimiento Humano, y luego viajaron a Escocia para obtener su doctorado en Psicología en la Universidad de Edimburgo.

Muy respetados, los trabajos de Van der Meer y Van der Weel han sido reconocidos y publicados en un gran número de revistas científicas internacionales. En el Laboratorio de Neurociencia del Desarrollo, la pareja ha organizado el curso de doctorado de Psicofisiología Humana, que es hoy parte del programa oficial de la Facultad de Investigación en Neurociencia de Noruega.

Acerca de la NTNU (Norwegian University of Science & Technology)

La NTNU tiene la mayor responsabilidad en la educación tecnológica universitaria de Noruega, siendo la primera institución del país en formación de ingenieros. La Universidad ofrece varios programas y un amplio abanico de carreras en ciencias naturales, humanidades, medicina, economía, finanzas y administración de empresas, así como en arquitectura y arte.

El Departamento de Neurociencia de la NTNU tiene renombre internacional. Por ejemplo, en 2014, sus investigadores May-Britt Moser y Edvard Moser recibieron el Premio Nobel en Psicología/Medicina cuando descubrieron, en la corteza entorrinal, localizada en el lóbulo temporal medio, próxima al hipocampo, las células de red, un tipo de neurona que se encuentra en el cerebro de distintas especies y que les permite entender cuál es su posición en el espacio.

Datos adicionales sobre la NTNU:
  • 700 estudiantes de los cuales la mitad cursan tecnología y ciencias naturales
  • 843 títulos de licenciatura y Master otorgados en 2016
  • 596 estudiantes internacionales en 2016
  • Docenas de programas académicos de intercambio internacional y más de 300 acuerdos de cooperación o de intercambio con 60 universidades a escala mundial