Abordar el desperdicio de alimentos, de la granja a la mesa

Dos mujeres miran una laptop en un almacén

Por: Nina Lund, líder de bienes de consumo y minoristas de EMEA.

A medida que el Parlamento Europeo aprueba su plan insignia Farm-to-Fork (De la granja a la mesa) y eventos como el Día Mundial de la Alimentación cobran impulso, la cuestión del desperdicio de alimentos aumenta con rapidez en la agenda colectiva. Después de la COP26, el vínculo entre el desperdicio de alimentos y el cambio climático es ahora más fuerte que nunca, ya que los expertos coinciden en que el tema del desperdicio de alimentos debe ser parte de la conversación en curso sobre la compensación de las emisiones de carbono.

Según una investigación de la ONU, se estima que 931 millones de toneladas de alimentos, o el 17% del total de alimentos disponibles para los consumidores, fueron a los contenedores de basura de hogares, minoristas, restaurantes y otros servicios alimentarios.

¡Nunca ha sido tan cierta la frase “qué desperdicio”!

Como alguien que ha pasado mucho tiempo en trabajar con marcas y minoristas y llegar al meollo de los asuntos de la cadena de suministro, puedo ver con claridad de dónde proviene este tipo de desconexión. Con el deseo de ofrecer opciones a los clientes durante todo el año:

  • Los alimentos se transportan cada vez más a distancias más largas para estar disponibles de manera más amplia y durante todo el año.
  • Las cadenas de suministro son cada vez más largas y fragmentadas para mantenerse al día.
  • Los patrones de compra de los consumidores no se reflejan en los productores o proveedores.

Marta Antonelli, jefa de investigación de la Fundación Barilla y miembro del grupo de expertos que trabaja en la estrategia “Farm to Fork” de la Comisión Europea, señala que, mientras el mundo enfrenta el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y el agotamiento de los recursos naturales, la sustentabilidad cobra el doble de importancia para empresas alimentarias. Los márgenes para la sustentabilidad se reducen con rapidez y amenazan los resultados de los productores, distribuidores y minoristas de alimentos, pero por igual, la sustentabilidad es lo que determina su licencia social para operar.

Entonces, ¿Por dónde empezar para romper el círculo vicioso del desperdicio de alimentos?

La verdad es que no existe un único responsable del problema, ni tampoco una única solución. Se necesitará innovación en todas las partes de la cadena alimentaria. Como consumidores, podemos tomar decisiones más activas sobre cómo compramos alimentos y cómo los usamos para que haya menos desperdicio en nuestros hogares. Como profesionales del sector minorista, podemos analizar las formas en que usamos la tecnología para rastrear y administrar las cadenas de suministro de alimentos, y cómo usamos los conocimientos para actuar e innovar.

Tomemos el ejemplo de la empresa nórdica de tecnología alimentaria LMK Group, que entrega kits de comida (alrededor de 1.74 millones en 2020) directo a las puertas de sus clientes. A través de un modelo de aprendizaje automático a medida, construido en Azure, LMK ha convertido la predicción de lo que es probable que pidan sus clientes en una obra de arte. Lo que significa que la empresa puede proporcionar a sus productores y proveedores de alimentos una previsión precisa, hasta con 10 semanas de antelación, para que no necesiten cultivar cultivos que al final no utilizarán. Hoy, LMK llega a menos del 1% de desperdicio de alimentos en su proceso de producción, que es muy bajo para el sector minorista de alimentos.

Tan importante como informar qué alimentos se cultivan y producen, es cómo esos alimentos llegan de la granja al tenedor. A medida que la demanda de cadenas de suministro éticas y sustentables continúa su crecimiento, la capacidad de desarrollar programas de abastecimiento responsable exitosos se vuelve cada vez más importante.

El socio de Microsoft, Transparency-One, ha trabajado con la empresa líder de alimentos y bebidas Danone en cómo puede crecer y acelerar su programa de Agricultura Regenerativa. La plataforma Transparency-Uno utiliza un modelo de mapeo de la cadena de suministro en cascada que vincula proveedor a proveedor a través de todos los niveles de la cadena de suministro; lo que significa que Danone puede usarlo para analizar lo que sus proveedores ya han comenzado a hacer e identificar nuevas oportunidades para implementar prácticas de agricultura regenerativa en sus granjas asociadas

El almacenamiento en la tienda es otra fuente potencial de desperdicio significativo. Por ejemplo, una puerta de un congelador que se deja abierta puede provocar que se apaguen decenas de miles de euros en alimentos. Para ayudar a reducir este tipo de desperdicio comercial de alimentos, el fabricante danés Danfoss desarrolló un servicio de monitoreo, que utiliza sensores para ayudar a garantizar que los refrigeradores y congeladores en las tiendas de comestibles se mantengan a las temperaturas correctas y alertar al personal si cambian por cualquier motivo.

En otros lugares, el minorista turco Migros utiliza IA para monitorear el estado de las existencias de frutas y verduras en sus estantes y generar alarmas sobre su estado; lo que significa que los alimentos se pueden priorizar y promocionar para la venta antes de que estallen. Del mismo modo, el líder alemán en tecnología minorista, Bizerba, ha eliminado la subjetividad a la hora de decidir qué pedir y qué hacer con los estantes con exceso de existencias. Bizerba combinó su innovadora tecnología de pesaje con sistemas de estanterías minoristas, lo que dio como resultado estanterías y estaciones de panadería de autoservicio capaces de monitorear y verificar su propio inventario; y, en el caso de los hornos, hornear pretzels en automático cuando las existencias se agotan. Al usar IoT para habilitar precios dinámicos, los productos de estantes completos pueden tener un precio más bajo en tiempo real, lo que los hace más atractivos para los compradores y, nuevamente, reduciendo el desperdicio.

La empresa nórdica de tecnología alimentaria LMK Group proporciona previsiones a sus productores de alimentos
La empresa nórdica de tecnología alimentaria LMK Group proporciona previsiones a sus productores de alimentos

En Microsoft, estamos comprometidos a ayudar a los minoristas y las marcas al trabajar codo con codo con ellos para innovar y desarrollar en conjunto soluciones de próxima generación que aborden sus oportunidades comerciales más urgentes. Con Microsoft Cloud for Retail, ayudamos a nuestros clientes a construir una cadena de suministro resiliente mediante la creación de un sistema centralizado que proporciona datos de inventario omnicanal en tiempo real. Esto se traduce en una orquestación de cumplimiento más inteligente y le ayuda a alcanzar niveles óptimos de stock.

Está claro que desde la producción hasta la distribución y luego el consumo, el cambio vendrá de la innovación y la colaboración en todo el ecosistema alimentario. Una estrategia eficaz para reducir los residuos debe tener en cuenta la demanda, la oferta, las operaciones y el punto de venta; y depende de la construcción de una cadena de suministro que sea sustentable, no por defecto, sino por diseño.

En última instancia, evitar el desperdicio de alimentos comienza con cada decisión de compra individual y cada comprador que hace su parte, y es una parte importante de nuestros esfuerzos conjuntos como organizaciones e individuos para reducir la tensión en el planeta.

Tags: , , , ,

Publicaciones Relacionadas