Día Mundial del Refugiado: las empresas tecnológicas, juntas, pueden fortalecer la red de seguridad

Por: Erik Arnold, director de tecnología de Tech for Social Impact, en Microsoft Philanthropies.

“Por favor, no creen la próxima aplicación de tráfico”. Esas fueron las palabras que escuché hace unos meses cuando visité una gran organización humanitaria internacional que se enfocaba en ayudar a los niños refugiados de Ucrania. El punto de esa declaración era que con demasiada frecuencia y a pesar de nuestras mejores intenciones, las empresas de tecnología del sector privado, incluidos nosotros, intervienen para ayudar durante situaciones de crisis sin comprender primero el ecosistema de estándares, privacidad y seguridad necesarios para que las organizaciones sin fines de lucro brinden mejores servicios a las poblaciones vulnerables a las que sirven.

Por ejemplo, una sola aplicación creada para una sola organización y en un momento dado, con demasiada frecuencia, termina por contribuir a un ecosistema fracturado de aplicaciones que evita el impacto a escala.

Una de las cosas que aprendí al pasar 10 años en una gran ONG de salud global es que la tecnología digital no puede resolver problemas sociales complejos por sí misma. La tecnología es una herramienta, incluso una herramienta valiosa, pero también se utiliza mejor cuando forma parte de un enfoque basado en sistemas que incluye políticas, estándares, ejecución de programas y alineación intersectorial. Sin duda, requiere una fuerte asociación público-privada, pero también requiere que las empresas del sector privado colaboren en áreas en las que compiten de manera natural.

Hoy, en el Día Mundial del Refugiado, durante este año, nos comprometemos a aumentar nuestras inversiones en asociaciones de innovación para ayudar a los millones de refugiados en todo el mundo. Haremos esto a través del apoyo continuo de las ONG (organizaciones no gubernamentales) mientras trabajan de manera incansable para apoyar la seguridad personal, la salud, la vivienda y la reunificación familiar. Haremos esto a través de trabajar juntos en todos los sectores: ONG, público y privado para asociarnos de manera efectiva y reflexiva. Y nos volvemos a comprometer a alinearnos con otros en los estándares que benefician a los refugiados. Esto significa que estamos comprometidos a asociarnos en todo el sector tecnológico para impulsar un impacto duradero en el espacio humanitario.

Estas asociaciones funcionan. De manera reciente contribuimos a una colaboración liderada por NetHope y sus miembros para establecer un esquema de datos común para brindar ayuda humanitaria a refugiados y comunidades rurales. En colaboración, 15 organizaciones internacionales de ayuda humanitaria y una docena de empresas del sector privado desarrollaron el modelo de datos Frontline Humanitarian Logistics, un nuevo estándar de datos diseñado para crear una capacidad tecnológica sostenible e interoperable para la comunidad humanitaria.

También vemos una tremenda asociación público-privada que impulsa soluciones duraderas en la respuesta a la guerra en Ucrania. A medida que millones de refugiados salían de Ucrania, muchas empresas se inclinaron para ayudar. Hubo una necesidad inmediata de alinear a los voluntarios con los refugiados que necesitaban servicios, atención médica, educación y vivienda.

Donde por lo general pueden competir las empresas de tecnología del sector privado, hemos acordado colaborar en estos casos para crear soluciones duraderas que se alineen con los estándares internacionales de seguridad y privacidad. Estamos de acuerdo en evitar que se contribuya de manera inadvertida a un ecosistema fracturado de aplicaciones que exponen los datos de poblaciones vulnerables.

Estamos conscientes de los matices y desafíos relacionados con la participación y reconocemos que no tenemos todas las respuestas. El progreso depende de que sigamos con el trabajo en conjunto con nuestros socios para compartir aprendizajes. Los refugiados merecen toda nuestra atención, apoyo duradero y que nosotros, como competidores, nos alineemos y colaboremos para un propósito mayor: su supervivencia.

Obtengan más información sobre los esfuerzos de Microsoft y las reflexiones sobre el Día Mundial de los Refugiados de Kate Behncken, vicepresidenta de Microsoft Philanthropies.

Tags: , ,

Publicaciones Relacionadas