Ir al contenido principal

En Oklahoma, la “locura” por las vacunas pronto se desvaneció. Cómo más residentes han comenzado a reservar dosis de nuevo.

Las vacunas están en aumento en Oklahoma, lo que ofrece un cambio prometedor en la lucha para frenar el COVID-19 después de meses en los que la tasa de inmunización del Sooner State se quedó cerca del mínimo a nivel nacional. Si bien los funcionarios de salud en ese estado y en todo Estados Unidos todavía trabajan para lograr los objetivos de vacunación, los expertos ven algo de esperanza en las últimas cifras.

En todo Oklahoma, los profesionales de la salud administraron más de 360 mil vacunas contra el coronavirus durante agosto, un aumento del 91% en comparación con la cantidad de dosis administradas durante julio, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Muchos de esos destinatarios reservaron sus vacunas a través de una plataforma de programación en línea creada por Microsoft.

“¡Este es un movimiento en la dirección correcta!” escribió Buffy Heater, subcomisionada adjunta del Departamento de Salud del Estado de Oklahoma, en un correo electrónico.

Oklahoma todavía ocupa el puesto 40 entre 50 estados más el Distrito de Columbia por la porción de su población que está vacunada por completo (43.8%). Pero el reciente aumento de la inmunización allí ha comenzado a parecerse a los frenéticos días de enero, cuando los habitantes de Oklahoma de 65 años o más se volvieron elegibles para vacunarse por primera vez.

A medida que la demanda se disparó en Oklahoma a principios de año, la proveedora de servicios para adultos mayores con sede en Tulsa, Eileen Bradshaw, confió en la plataforma Microsoft Vaccination Management para programar inyecciones de COVID-19 para una gran cantidad de sus clientes que carecían de acceso a Internet o habilidades tecnológicas.

Tres personas se sientan en una mesa mientras hablan. A la izquierda está Eileen Bradshaw. A la derecha están dos de los clientes de su organización. Todos llevan cubiertas faciales.
Eileen Bradshaw, izquierda, y su organización ayudaron a los residentes de Tulsa Alice y Terry Everidge a reservar sus vacunas a través del portal de programación de Microsoft. (Foto de Scott Miller)

Construido sobre la Microsoft Power Platform, el portal de programación ayuda a los gobiernos y las agencias de atención médica a configurar y administrar sitios de vacunación en hospitales, farmacias y clínicas móviles, y en sitios de inmunización masiva como centros comerciales e iglesias. Los residentes usan el sitio para reservar sus citas.

“Comenzamos a recibir, literal, miles de llamadas telefónicas. La gente en verdad quería las vacunas, pero no estaba segura de cómo registrarse”, recuerda Bradshaw, presidenta y directora ejecutiva de LIFE Senior Services. “La edad es un factor de riesgo importante para COVID. A algunos les entró el pánico, temían que se acabaran las vacunas”.

Mientras trabajaba desde una oficina improvisada en su cuarto de lavado (su esposo y su hija también trabajaban desde casa), Bradshaw colaboró con colegas y voluntarios en todo el estado para reservar vacunas para residentes mayores.

Ella y los miembros de su grupo sin fines de lucro respondieron a una serie de llamadas telefónicas de personas mayores de una semana de duración, ingresaron toda la información del cliente en el portal de Microsoft y usaron el sistema para registrar a casi 11 mil habitantes de Oklahoma para sus vacunas.

Eileen Bradshaw se sienta en un escritorio frente a una ventana que muestra árboles detrás de ella.
Eileen Bradshaw. (Foto por Scott Miller)

“Mucha gente nos dijo que sentían que les habíamos salvado la vida y también su cordura porque por fin pudieron ver a sus nietos”, dice Bradshaw.

El mismo impulso de desarrollar inmunidad parece haber regresado, ahora con los residentes más jóvenes.

Los números de vacunación diaria en Oklahoma se dispararon de manera abrupta a partir del 27 de julio cuando se administraron 17,212 dosis, el triple del promedio diario. Ese mismo día, los CDC recomendaron que las personas vacunadas por completo comenzaran a usar máscaras en entornos públicos cerrados en áreas de alta transmisión a medida que la variante delta continuaba extendiéndose por los Estados Unidos y el extranjero.

Los funcionarios de salud de Oklahoma estaban listos para satisfacer la necesidad.

“La solución (de Microsoft) permite que las personas se conecten a sus centros de vacunas locales para reservar citas de vacunación”, dijo Heater el 2 de agosto.

En otros lugares, los funcionarios de salud en Baltimore, Maryland, el condado de Montgomery, Pensilvania, el condado de King, Washington, el Distrito de Columbia, el estado de Nueva Jersey, y en lugares tan lejanos como Victoria, Australia, también han confiado en el portal de programación de Microsoft para ayudar a dispensar vacunas de COVID-19 a las personas a las que sirven.

En esas seis jurisdicciones más Oklahoma, a principios de septiembre se habían administrado más de 22 millones de dosis.

Una enfermera con máscara le aplica a un adolescente con máscara una inyección de COVID-19 en su hombro izquierdo.
En Oklahoma, alrededor de una cuarta parte de las personas entre 12 y 17 años están vacunadas por completo contra COVID-19. (Cortesía del Departamento de Salud de la Ciudad de Oklahoma y el Condado)

Varias de esas ubicaciones experimentaron fallas en la plataforma poco después del lanzamiento del sistema de administración de vacunación de Microsoft en enero.

En Nueva Jersey, el portal de Microsoft bloqueó de manera inadvertida a algunos usuarios, reservó dos veces a otros y se bloqueó durante varios días a principios de 2021, aunque los funcionarios de salud aún pudieron usarlo para programar miles de vacunas. La comisionada de Salud de Nueva Jersey, Judy Persichilli, dijo el 10 de febrero que su equipo hablaba a diario con los desarrolladores de Microsoft “para solucionar esos errores”. El sistema del estado más tarde fue arreglado.

En el Distrito de Columbia, la demanda de vacunas COVID-19 superó las capacidades de programación de la plataforma durante tres días en febrero, según Bloomberg News. Para la semana siguiente, se abordaron esos problemas en D.C. y los registros de vacunas funcionaron con normalidad.

Y en Oklahoma, las enfermeras que intentaron registrar a los residentes mayores en la plataforma en enero dijeron que en un principio tuvieron problemas para reservar algunas citas de vacunas debido a que faltaban menús desplegables o que el sistema carecía de una lista completa de ubicaciones de vacunación.

A través de Microsoft Teams, esas enfermeras mantuvieron conversaciones abiertas con ingenieros de Microsoft, compartieron capturas de pantalla de cualquier problema, que luego fueron corregidos, dijo Rena Evans, enfermera del Departamento de Salud del Estado de Oklahoma. Tiene su sede en Altus, una ciudad de unos 19 mil habitantes en la esquina suroeste de Oklahoma.

“Fue maravilloso ver y ser parte de eso”, dice Evans. “Cuanto más solucionamos los errores, evolucionó de manera rápida hasta convertirse en un producto muy funcional que a la gente le encantó.

Una propaganda de servicio público les dice a los habitantes de Oklahoma cómo programar una inyección de COVID-19.
Una propaganda de servicio público les dice a los habitantes de Oklahoma cómo programar una inyección de COVID-19. (Cortesía del Departamento de Salud de la Ciudad de Oklahoma y el Condado)

“El portal fue un componente en verdad clave para que la gente tuviera más acceso a las vacunas, recibir inyecciones y procesar a las personas de manera oportuna. Nos ayudó a poder vacunar a una gran cantidad de personas en poco tiempo”, agrega Evans.

En las jurisdicciones que han adoptado el sistema de administración de vacunación de Microsoft, las personas que buscan una vacuna COVID-19 pueden usar cualquier dispositivo para acceder al portal, confirmar su elegibilidad y registrarse para recibir una vacuna. A continuación, utilizan el portal para elegir un lugar de vacunación y reservar su fecha y hora preferidas.

Una vez programada la cita, el usuario recibe un código QR que se le mostrará cuando llegue.

En un sitio de vacunación, los trabajadores escanean el código QR con una cámara para verificar la identidad de cada paciente, confirmar su información de registro y colocarlos en la cola. El proceso de ingreso toma alrededor de un minuto en el sitio, cerca de una décima parte del tiempo que se toma en esos mismos pasos cuando los trabajadores de ingreso usaban lápiz y papel.

“Esto es mucho más fácil que completar el papeleo a mano. Antes teníamos que ingresar todos esos datos en su registro de vacunas de manera manual”, dice Amber Marr, gerente de enfermería del distrito del Departamento de Salud del Estado de Oklahoma. Tiene su sede en Ardmore, una ciudad de unas 25 mil personas en el sur de Oklahoma.

“A las enfermeras no les gusta cambiar sus costumbres. Pero una vez que confiamos a plenitud en el sistema, nos ha ahorrado mucho tiempo”, agrega Marr.

Una enfermera sentada administra una vacuna a otra enfermera sentada mientras un médico observa desde atrás.
Una enfermera en Oklahoma administra una inyección de COVID-19 a una compañera de enfermería poco después de que las vacunas estuvieron disponibles. (Cortesía del Estado de Oklahoma)

Y han utilizado parte de ese tiempo extra para administrar más inyecciones o para atender más pacientes.

“Por supuesto, todos los demás servicios que brindamos no se detuvieron solo porque administrábamos vacunas”, dice Marr. “Pero, para ser honesta, en enero, febrero y marzo, esto nos salvó”.

Las enfermeras de Oklahoma administraron de 30 mil a 45 mil vacunas algunos días durante los primeros tres meses de 2021.

“En un principio, había mucha prisa. Todo el mundo quería vacunas. Fue desgarrador, pero tuvimos que encontrar una manera de limitar. Sin el portal, nos hubieran invadido”, dice Marr.

A principios de septiembre, se habían administrado 3.8 millones de vacunas COVID-19 en Oklahoma. El estado tiene una población de alrededor de 4 millones de personas. Entre los residentes de 18 años o más, el 54% están vacunados por completo, según los CDC. Pero los casos han aumentado desde principios de julio.

“Queríamos una plataforma de programación sencilla y accesible, un sitio al que la gente pudiera ir en masa”, dice Heater. “Queríamos un sistema al que 4 millones de personas pudieran acceder de manera simultánea, si así lo deseaban, para programar citas para la vacuna COVID”.

Buffy Heater está sola en el vestíbulo de un edificio.
Buffy Heater. (Foto por Scott Miller)

“Diseñamos el sistema para usar un lenguaje claro para que cualquier miembro del público pudiera utilizar el sitio y saber con exactitud por qué estaban allí y para qué se registraban”, agrega.

Después del temprano entusiasmo por las vacunas entre la población de adultos mayores de Oklahoma (el 78% de los mayores de 65 años están vacunados por completo), la demanda se desplomó entre los residentes más jóvenes, y quedó rezagada durante gran parte de abril a julio.

“Esa ha sido la lucha milenaria con la salud pública”, dijo Heater. “Reconocemos que la salud es una decisión personal y que todos son libres de tomar sus decisiones”.

“Es nuestro trabajo como profesionales de la salud pública presentar todos los hechos. Esperamos presentar una razón convincente para que un miembro del público diga: ‘Sí, quiero hacer esto porque puedo ver que es lo correcto’ ”, agrega. “Nuestro lema es: ‘La vacuna está aquí, está disponible, ve a buscarla'”.

Las hospitalizaciones por COVID-19 en el estado han alcanzado sus niveles más altos desde enero. Entre los habitantes de Oklahoma hospitalizados por el virus, el 75% no están vacunados.

En todo Estados Unidos, los casos de coronavirus aumentan de manera similar, con más de 140 mil diagnósticos diarios a mediados de agosto, según los CDC.

Buffy Heater se para frente a una mesa de conferencias hablando con seis colegas que están sentados a la mesa.
En Oklahoma City, Buffy Heater habla con sus colegas del departamento de salud (en el sentido de las agujas del reloj desde la parte superior derecha) Amy Gaither, Michael DeRemer, Jessica Dean, Brenda Mangum, Hector Rivas y Floritta Pope. (Foto de Scott Miller)

En el condado de King, Washington, donde alrededor del 78% de la población total está vacunada por completo, las tasas de casos de COVID-19 han aumentado desde principios de julio, según muestran los datos de los CDC.

“La variante delta ha aumentado la presión en todos”, dice el doctor Mark Del Beccaro, subdirector adjunto de los programas de inmunización y pruebas de COVID-19 de Salud Pública – Seattle y el condado de King.

En ese condado, se han administrado más de 3 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus, y muchas de esas vacunas se programaron a través de la plataforma de Microsoft.

Los funcionarios de salud pública del condado de King confiaron en el portal para ayudar a administrar dos sitios de vacunación de gran volumen, en un centro comercial y un estadio deportivo, donde más de 50 mil personas reservaron sus citas en total. El sistema también ayudó al condado a operar clínicas móviles de vacunación.

Los funcionarios del condado ahora exploran formas de expandir el propósito del portal más allá de la pandemia.

“Trabajamos en cómo unir las vacunas contra la gripe y COVID en el otoño y lograr que las familias traigan a los niños para sus vacunas escolares requeridas”, dice Del Beccaro.

Los funcionarios de salud del condado de King ahora preparan la plataforma de vacunación de Microsoft para inmunizar a las personas inmunodeprimidas que califican para una tercera dosis. También se preparan para usar el portal para administrar vacunas de refuerzo de manera más amplia en las próximas semanas, agregó Del Beccaro.

En el condado de Montgomery, Pensilvania, que incluye los suburbios del noroeste de Filadelfia, más de 425 mil residentes están vacunados por completo, alrededor del 52% de la población, y muchas de esas personas reservaron sus vacunas en el portal de Microsoft.

El 23 de agosto, el condado de Montgomery comenzó a usar el sistema para registrar a las personas para las vacunas de refuerzo de COVID-19, dice Jant Panning, administrador interino de la Oficina de Salud Pública del Condado de Montgomery.

“Lo que aporta Microsoft Vaccine Management es la facilidad de programación: haces clic en un enlace, ingresas información básica y obtienes una cita”, dice Panning. “No tienes que preguntarte a dónde ir para programar u obtener tu cita. Para algunas personas, esa simplicidad reducirá las barreras para obtener vacunas escolares u otras vacunas”.

Foto principal: Un residente del condado de King, Washington, recibe su segunda dosis de vacuna en una clínica de autoservicio. (Cortesía del condado de King)