Más de 500 mil kilómetros: Un año colaborando con la Transformación Digital de América Latina

Más de 500 mil kilómetros: Un año colaborando con la Transformación Digital de América Latina

El último año ha sido muy emocionante, un primer año como Presidente de Microsoft Latinoamérica en el cual he podido atestiguar y colaborar para la enorme oportunidad que tiene América Latina de la mano de la Transformación Digital. Un gran y prometedor panorama.

Latinoamérica es potente, la Transformación Digital y la Economía Digital ayudan a forjar el futuro de la región, lo cual provoca optimismo fundamentado una vez que la digitalización democratiza a muy diversos sectores de la sociedad. Esto lo digo con experiencia propia pues lo he visto de manera constante desde diversas regiones y en diferentes roles.

Microsoft lleva más de 30 años en Latinoamérica, es una empresa global con una sólida presencia local con personas y oficinas por toda la región. Siempre he estado cerca de esta región y ha sido parte esencial de mi crecimiento y aprendizaje constante.

Cuando hace tiempo partí de la región para tomar un encargo en Asia-Pacífico aquí se vivía una situación de volatilidad que delineaba un futuro incierto, pero por el contrario hoy es tangible la Transformación Digital que se ejecuta de manera acelerada por toda Latinoamérica. Esto se traduce en un reto para Microsoft ya que se vive en un escenario de cambio constante y acelerado y nosotros tenemos que satisfacer y superar las necesidades y expectativas de clientes y partners.

Y parte de esa labor es mostrar la oferta de valor de Microsoft, del nuevo Microsoft, en el que la Inteligencia Artificial, nuestra inversión de mil millones de dólares anuales en seguridad, machine learning, data analytics y cómputo en la nube son nuestras apuestas para un mejor uso de la digitalización. Grandes retos y oportunidades para democratizar nuestras sociedades mediante la tecnología.

Es evidente que la Transformación Digital democratiza, antes sólo los países industrializados accedían a la alta tecnología, hoy una pequeña empresa en cualquier país puede tener acceso a ella. El mismo cómputo que usa una gran empresa de 100,000 empleados puede ser usada por un solo usuario. Esto significa un impulso que se traduce en innovación y oportunidades sin importar el país de origen. Por ejemplo, 50% de la facturación electrónica global proviene de países de la región como Colombia, Chile o México.

500 mil kilómetros recorridos en los últimos 12 meses pero que gracias a la tecnología he podido trabajar desde cualquier lugar y optimizar mis tiempos, ya sea mediante videoconferencias en Skype for Business, una forma muy conveniente de trabajar, sin importar el lugar donde me encuentre.

A través del último año en este rol, he sido impactado por la Transformación Digital también, ya que me ayuda cumplir con mis labores y mi agenda gracias a tableros de data analytics y machine learning.  Puedo evitar tiempo en reuniones para que la gente me explique datos, ahora obtengo mejor información de manera más eficiente para enfocarme en lo fundamental. Con la agenda liberada puedo compartir tiempo con colegas, clientes, partners y gobiernos para llevar esta revolución a más personas por toda la región.

365 días y más de 500 mil kilómetros que me han permitido contribuir a la región mediante la Transformación Digital, además de constatarla sin importar dónde esté. Un año excitante de recorrer la región y que me llena de optimismo y me impulsa a trabajar cada día más.