Ir al contenido principal

Con GitHub, la empresa canadiense TELUS tiene como objetivo brindar “enfoque, flujo y alegría” a los desarrolladores

A Katie Peters le habría venido bien un defensor cuando se embarcó en su carrera tecnológica.

En su primer año en la Universidad de Columbia Británica, las clases de informática de Peters se dividieron casi por igual según el género. Pero la mayoría de sus compañeras de clase pronto cambiaron de especialidad y, para el último año de Peters, por lo general solo había dos o tres mujeres en esas clases. Se sentía cada vez más aislada y se sentía incómoda para pedir ayuda.

Después de graduarse en informática en 2012, Peters tomó un trabajo como desarrolladora de software para TELUS, una empresa de telecomunicaciones canadiense. Al unirse a una organización con más de 90 mil empleados, a Peters en un principio le resultó difícil abrirse camino entre sus procedimientos y estructura. Entonces, cuando se abrió el puesto de desarrollador de personal en el nuevo equipo de productividad de ingeniería de TELUS el otoño pasado, Peters aprovechó la oportunidad.

“Quería ser la persona que desearía que pudiera haberme ayudado”, dice Peters, quien comenzó en el cargo en octubre pasado. “Hay tantos procesos complicados en una empresa tan grande como TELUS y es en verdad difícil navegar. Terminas sintiéndote estúpida la mayor parte del tiempo y tienes que hacer muchas preguntas. No quiero que otras personas tengan que experimentar eso. Quiero mejorar eso”.

Katie Peters, desarrolladora de personal de TELUS, sentada en una mesa de conferencias en la sede de la empresa, el cielo y las montañas se reflejan en la superficie brillante de la mesa.
Peters es “una desarrolladora brillante y una tecnóloga brillante”, dice Justin Watts, jefe del equipo de productividad de ingeniería de TELUS.

Peters ahora ayuda a liderar una iniciativa destinada a cambiar la cultura de TELUS para empoderar mejor a sus desarrolladores. Gran parte de ese esfuerzo se centra en fomentar la adopción generalizada de la plataforma de alojamiento de código de Microsoft, GitHub, para ayudar a automatizar el desarrollo de software en TELUS y facilitar la colaboración de los aproximadamente 4 mil desarrolladores de la empresa. De manera reciente, TELUS puso a disposición GitHub en toda la empresa y firmó un acuerdo con Microsoft para ayudar a administrar el uso de la plataforma a nivel empresarial y brindar capacitación sobre GitHub a los desarrolladores.

Justin Watts, jefe de experiencia de desarrollo de TELUS, dice que la experiencia de Peters como desarrolladora y miembro anterior del equipo de arquitectura empresarial de TELUS la hace ideal para ayudar a redefinir el enfoque de desarrollo de software de la empresa.

“Todo esto es impulsado por Katie y la visión que tiene”, dice Watts, quien dirige el equipo de productividad de ingeniería. “Katie es excelente para capturar esa relación con el desarrollador y cuáles son nuestros objetivos. Es una desarrolladora brillante y una tecnóloga brillante”.

“Ella es vista como una mente muy importante e influyente en la empresa”.

Justin Watts, jefe del equipo de productividad de ingeniería de TELUS.
Justin Watts.

Peters ya ha comenzado a sacudir las cosas. Inspirándose en “The Unicorn Project”, una novela de 2019 de Gene Kim sobre un grupo de desarrolladores renegados que buscan derrocar el orden existente y hacer que el trabajo sea más gratificante, Peters reemplazó las serios presentaciones habituales por otros con diseños en espiral, tonos rosa y morado, y unicornios de dibujos animados, y adoptó el mantra del libro de traer “enfoque, flujo y alegría” a los desarrolladores.

Transform conversó con Peters en Microsoft Teams desde su casa en Vancouver, donde vive con su esposo y su hija de 2 años. La entrevista ha sido resumida para mayor claridad y duración.

TRANSFORM: ¿Por qué se formó el equipo de productividad de ingeniería y cuál es su misión?

PETERS: Hemos llevado a cabo la transición a la nube para el desarrollo de software durante un tiempo, pero es un desafío. Simplifica de manera importante las actividades de operaciones muy complicadas y convierte esas cosas en código. Entonces, en lugar de necesitar que un profesional de operaciones cree de manera manual un servidor personalizado para que el desarrollador aloje su aplicación, la definición de ese servidor está estandarizada y codificada de una manera que se puede almacenar y administrar junto con el código de la aplicación.

Eso facilita para un desarrollador administrarlo por sí mismo, pero ahora se espera que sean dueños de esa definición de servidor, donde a veces nunca antes habían estado expuestos al lado operativo del desarrollo de software. Esa es una transición en verdad difícil para las personas. Y muchos procesos heredados aún no se han puesto al día con el desarrollo de la nube. Les damos a los desarrolladores mucha más libertad, pero también es mucha más responsabilidad en diferentes áreas de lo que podrían no haber tenido experiencia antes. Así que tenemos que hacer que eso no sea una carga para ellos.

Nuestro equipo existe para ayudar a los desarrolladores a hacer esa transición a la nube y actualizar todo ese bagaje de proceso heredado para alinearse con el nuevo paradigma de la nube.

TRANSFORM: ¿Por qué TELUS vio la necesidad de cambiar la forma en que se realiza el desarrollo de software?

PETERS: Tenemos que mantenernos innovadores y creativos. Necesitamos ser capaces de reaccionar con rapidez al mercado, y si queremos poder hacer eso, necesitamos dar a los desarrolladores el tiempo, el espacio y la seguridad para hacerlo mientras nos aseguramos de que lo que construyen es seguro y confiable.

Foto de paisaje urbano que muestra el exterior de la sede de TELUS en Vancouver, B.C.
Sede central de TELUS en el centro de Vancouver, Columbia Británica.

Para permitirnos avanzar de manera rápida sin sacrificar la seguridad y la confiabilidad, necesitamos hacer que la experiencia del desarrollador sea nuestro enfoque. Trato esto como si los desarrolladores fueran mis clientes, y qué experiencias puedo brindarles para que se sientan inspirados a seguir con el empuje y la innovación, y desbloquearlos tanto como pueda, para que sea lo más simple y rápido posible que puedan seguir innovando.

TRANSFORM: ¿Qué papel puede desempeñar GitHub para ayudar a los desarrolladores a cambiar a este nuevo paradigma de la nube?

PETERS: GitHub solía ser solo para almacenar el código fuente, pero ahora tiene muchas otras funciones. Cuando escribes código, por ejemplo, necesitas poder planificar ese trabajo y distribuirlo a las personas. Podemos usar proyectos de GitHub para eso.

Una vez que has desarrollado el código, hay herramientas que puedes usar para saber si hay problemas con la forma en que lo has escrito. En el pasado, esperábamos hasta que tratábamos de entregar ese código a nuestros clientes antes de ejecutar esas pruebas. Entonces, cuando las cosas salieron mal, fue bastante costoso. Ahora, los desarrolladores pueden enviar su código al repositorio público en GitHub para que el resto del equipo lo vea. Luego, podemos ejecutar todas estas pruebas automatizadas y escaneos de seguridad, por lo que es más fácil hacer correcciones en ese momento, mientras que, en el viejo mundo, era posible que meses después recibieran esos comentarios.

Al momento de que GitHub asume el ciclo de vida del desarrollador, nos permite incorporar una gran cantidad de automatización para que tengamos una visibilidad integral sobre dónde los desarrolladores pasan su tiempo y qué hacen. Eso es bueno para las métricas sobre cómo podemos mejorar esa experiencia y hacerla mejor para las personas.

TRANSFORM: GitHub es, en última instancia, una herramienta. ¿En qué otros componentes han pensado para impulsar este cambio cultural en TELUS?

PETERS: Como una empresa grande, TELUS puede ser un poco formal. Es difícil para la gente pedir ayuda. Teníamos muchas ganas de cambiar esa cultura. Queríamos ser abiertos y accesibles y dejar que la gente se desahogara con nosotros en un lugar seguro a nivel psicológico para compartir sus problemas. De esa manera, podemos entender todas las pequeñas cosas que se suman a tanto trabajo.

Foto de Katie Peters trabajando en una computadora en la sede de TELUS y mostrando una diapositiva con un unicornio de una de sus presentaciones características.
Peters se inspira en ‘The Unicorn Project’, una novela sobre un grupo de desarrolladores renegados.

Tenemos muchas personas en verdad creativas en TELUS, muchos desarrolladores talentosos, y se les ocurren formas en verdad interesantes de lidiar con el statu quo que en realidad no solucionan el problema para nadie más, es solo una solución que ellos han desarrollado. Necesitamos que las personas se sientan seguras de venir a nosotros con sus problemas y confíen en que podemos ayudarlos a resolverlos, para que luego podamos brindarles eso a todos e impulsar esa mejora en todos los ámbitos.

TRANSFORM: ¿Cómo empezó tu interés por las computadoras?

PETERS: Mis padres querían que me interesaran las computadoras, así que me compraron mi propia computadora cuando era niña. Me metieron en campamentos de construcción de robots y campamentos de desarrollo de software y todo tipo de cosas.

Empecé a jugar videojuegos cuando tenía 4 años. Jugué Putt-Putt Goes to the Moon y Fatty Bear’s Birthday Surprise. Me encantaba todo tipo de videojuegos. Morrowind fue otro gran juego para mí. Tenían una comunidad de modding y aprendí mucho sobre computadoras en general al participar en esa comunidad. (Modding se refiere a la práctica de alterar contenido o crear contenido nuevo para videojuegos).

Quería trabajar en la industria de los videojuegos, pero cuando solicitaba puestos cooperativos durante la universidad, entré en Sierra Wireless (un proveedor canadiense de soluciones IoT). Como estuve expuesta a esa industria, me gustó la consistencia y la estabilidad de la industria de las telecomunicaciones y la sensación de que contribuyes a algo importante. Proporcionar Internet a las personas es en verdad importante.

TRANSFORM: Dijiste que a veces sentías que tenías el síndrome del impostor. ¿Te sentiste así en particular como desarrolladora?

PETERS: Siempre he tenido mucho síndrome del impostor, lo cual creo que es cierto para muchos desarrolladores de software. No soy único en ese sentido. Creo que es peor como mujer, pero creo que es común en el desarrollo de software tener ese tipo de sentimientos. La industria está un poco inmersa en esta mitología de geeks en verdad inteligentes que viven y respiran la informática y construyen Google o Microsoft en su sótano, y todos son genios y siempre saben todo sobre todo.

Foto tomada en la sede de TELUS en Vancouver, B.C., que muestra dos oficinas interiores con sillas agrupadas alrededor de mesas y vistas desde las ventanas.

TELUS, que emplea a unos 4 mil desarrolladores, utiliza GitHub para transformar su enfoque del desarrollo de software.

Hay expectativas en verdad altas en la industria del software en general, y creo que todos experimentan eso, pero creo que se amplifica para una mujer. Porque la expectativa, creo, al menos cuando comencé en la industria, era que en realidad no sabía lo que hacía. Soy una farsante y acabo de conseguir mi lugar porque soy mujer. Así que tuve que trabajar muy duro para parecer más inteligente.

TRANSFORM: ¿Es importante para ti, como mujer en este puesto, atraer a más mujeres desarrolladoras al campo?

PETERS: Por supuesto. Cuando eres la única mujer, puede ser bastante desafiante. Y cuando tienes una o dos mujeres en un grupo grande, a veces puedes verte forzada a tener este extraño sentido de competencia con ellas. La gente siempre te compara con otras mujeres.

Pero cuando hay una masa crítica de mujeres, te sientes cómoda al trabajar con otras mujeres que por lo general provienen del mismo tipo de experiencias. Tienes la oportunidad de abrirte un poco de una manera que de otro modo no hubieras podido. La mayoría de las mujeres con las que me encuentro en informática son muy comprensivas y amigables.

Siempre me hace feliz ver a más mujeres en la industria. Cada vez que tengo la oportunidad de tratar de hacer eso más fácil para alguien o ayudar a alguien a ir en esa dirección, estoy muy feliz de poder hacerlo.

Foto superior: Katie Peters de pie en una terraza en la sede de TELUS en Vancouver, B.C. (Foto de Justin Watts cortesía de Justin Watts; todas las demás fotos de Jennifer Gauthier)