Cuando cada gota cuenta: Schneider Electric transforma la agricultura con Internet de las Cosas para una agricultura sustentable

Cuando cada gota cuenta: Schneider Electric transforma la agricultura con Internet de las Cosas para una agricultura sustentable

En las verdes llanuras de Canterbury, en Nueva Zelanda, Craig Blackburn cría ganado y ovejas dentro de una línea de trabajo de una larga tradición, en la cual él está muy al pendiente de cultivos, tierras, clima y agua.

Sin embargo, Blackburn combina la tecnología moderna con sus raíces agrícolas para administrar su granja en Blackhills de 990 acres, una operación compleja y rebosante con 2,100 vacas y 800 ovejas. La granja utiliza agua de riego que viene del río Rakaia, y Blackburn usa SCADAfarm, una solución industrial de Internet de las Cosas que monitorea y controla el uso del agua.

“Cada día ajusto mis pivotes y bombas por varias razones, cambios en el viento, niveles de lluvia, requerimientos o regulaciones locales para los cultivos”, Blackburn dijo “Ahora puedo monitorear y controlar mis sistemas de riego de manera sencilla desde mi teléfono móvil, lo que me ahorra horas que utilizaría en recorrer la granja”.

Craig Blackburn puede controlar y monitorear de manera remota el uso del agua en su granja con la solución de SCADAfarm.

Desarrollada con Schneider Electric sobre la plataforma IoT de Microsoft Azure por parte de WaterForce, una empresa de gestión de riego y agua en Nueva Zelanda, SCADAfarm ayuda a Blackburn no solo a ahorrar tiempo, sino a utilizar menos agua y electricidad, lo cual reduce costos e incrementa el rendimiento.

La solución móvil, basada en la nube, ha comenzado a transformar la agricultura con controles remotos y analítica avanzada, así como a impulsar al movimiento global de agricultura sustentable para conservar los recursos. La agricultura utiliza 70 por ciento del agua fresca disponible en el mundo, un recurso en contracción con una demanda en crecimiento, la cual se espera que aumente en un 55 por ciento en las próximas tres décadas.

“Hemos ayudado a transformar la industria por mucho tiempo, y la agricultura sustentable, así como la conservación del agua son medidas que hemos entregado como parte de nuestro compromiso con la sustentabilidad”, dijo Rob McGreevy, vicepresidente de información, operaciones y gestión de activos en Schneider Electric, un especialista global en el control y automatización de energía.

Blackhills es hoy un negocio vibrante, posee de 30 a 40 cabezas de ganado, seis enormes centrales de riego y cerca de 170 acres de col rizada, remolacha, y otros cultivos que utiliza para alimentar a los animales durante los fuertes inviernos neozelandeses. Las operaciones de la granja requieren de una fuerte logística en el uso del agua, desde el bombeo cuesta arriba hacia las terrazas, hasta el rastreo de uso para el cumplimiento de normas ambientales.

Craig Blackburn controla sus sistemas de riego con SCADAfarm.

Con SCADAfarm, Blackburn puede monitorear de manera remota y operar sus bombas y sistemas de riego; así como personalizar los aspersores para los cultivos individuales, tipos de suelo y niveles de humedad; así como incorporar datos en tiempo real por parte de la estación de agua en la granja, la cual ayuda a Blackburn a ajustar de manera rápida el riego con base en la lluvia, viento, calor y otras condiciones.

La solución guarda sus datos en Azure, lo cual facilita para Blackburn analizar los planes para el uso de agua y cumplir con los reportes de regulación. Él recibe alertas si algo está mal. Y monitorea sus almacenes de agua y le permite analizar precios al contado, así sabrá cuánto necesita y cuándo bombear más agua basado en tendencias de precios, una tarea automatizada y optimizada para tener electricidad más barata de noche. Se siente más confiado al saber que su equipo funciona sin problemas, y que puede entregar bienes y ser rentable, a pesar de las tormentas de aire, sequías, ganado asustado y otros retos que la granja le pone enfrente.

“Reviso nuestros medidores de flujo y a veces la máquina puede ahorrar hasta un 50 por ciento en el uso de agua ya establecido”, dijo Blackburn, cuyos campos de remolacha y cebada también han comenzado a crecer. “Puedo atribuir eso a la eficiencia de SCADAfarm. No podría regresar sin ella”.

Disponible en Nueva Zelanda, la solución integra los servicios de Azure IoT Hub con un robusto software y hardware de Schneider Electric el cual incluye tecnologías de movilidad y nube, sistemas de control industrial, arrancadores suaves y conductores de velocidad. Lo granjeros pueden utilizar SCADAfarm con los sistemas de riego y bombas que ya existen, lo cual vuelve más accesibles la automatización y la analítica.

“Usar una solución en la nube ligera y flexible con capacidades móviles ha sido clave para entregar los beneficios del Internet de las Cosas a estas granjas, ya que la mayoría de ellas no están construidas para soportar grandes instalaciones de software”, dijo Cyril Perducat, vicepresidente ejecutivo de transformación digital e Internet de las Cosas en Schneider Electric. SCADAfarm es una de las múltiples maneras en las que la arquitectura EcoStruxure de la compañía ayuda a los socios con una solución completa y escalable y ayuda a los usuarios finales con análisis avanzados.

Craig Blackburn, izquierda y Ron McFetridge de WaterForce revisan el equipo de agua en la granja Blackhills.

El trabajo es parte de una meta para ayudar a los granjeros como Blackburn a ser más ágiles y eficientes, mientras que pavimentan el camino hacia un futuro estable y ecológico. Para WaterForce, desarrollar SCADAfarm con una plataforma en la nube confiable y global fue esencial en la transformación de la agricultura, y parte de una historia de 15 años de ayudar a los clientes a cultivar las tierras con avanzados sistemas de agua.

“Esa es la razón de ir con Schneider Electric y Microsoft”, dijo el director de WaterForce, Ron McFetridge.

“La agricultura sustentable será más importante cada que año que pase”, él añadió. “Nosotros creemos que la tecnología es una de las herramientas que pueden ayudar a los granjeros a mantenerse sustentables como negocios financieros, pero también dentro del ambiente en el que operan”.

Imagen superior: Sistema de riego de la granja Blackhills en Nueva Zelanda.