Importante actualización tecnológica ayuda a WE a impulsar a más jóvenes para cambiar el mundo

Importante actualización tecnológica ayuda a WE a impulsar a más jóvenes para cambiar el mundo

Hace más de 20 años, inspirada por un artículo sobre esclavitud infantil, WE comenzó con el sueño de Craig Kielburger de ayudar a romper el ciclo de pobreza en el extranjero. Desde entonces, WE ha crecido hasta convertirse en un movimiento mundial que une a la juventud para cambiar el mundo.

WE es una familia única de organizaciones que ayudan a generar cambios en todo el mundo al proporcionar a los jóvenes y sus familias, las herramientas y recursos necesarios para causar un impacto a través de acciones cotidianas. WE está integrada por WE Charity, que impulsa cambios a nivel nacional e internacional; ME to WE, una empresa social que fabrica productos y experiencias con conciencia social para apoyar las obras de caridad, y WE Day, un evento que llena estadios en todo el mundo para celebrar en grande el bien social.

“WE hace posible hacer el bien”, dice Craig Kielburger, quien cofundó la organización WE de Toronto hace más de 20 años con su hermano mayor, Marc.  “Cualquiera puede promover el cambio todos los días. Cualquiera puede causar un impacto”.

En Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido, las WE Schools (Escuelas WE) ofrecen programas integrales gratuitos de aprendizaje en servicios a más de 12,300 escuelas, los cuales ayudan a los jóvenes generadores del cambio a causar un impacto en sus comunidades locales y en el mundo.

A través de las WE Schools, los jóvenes ganan boletos para los eventos WE Days, que se llevan a cabo en ciudades de todo el mundo. Encabezados por celebridades, activistas y líderes reconocidos como Russell Wilson, Malala Yousafzai, Selena Gomez y Alicia Keys, los animados eventos anuales reconocen a los jóvenes y sus asombrosas acciones locales y globales para hacer del mundo un lugar mejor. Desde su fundación, WE Charity ha llegado a más de 3.4 millones de jóvenes.

WE Day Seattle. (Foto cortesía de WE)

Microsoft Filantropía desempeñó un papel fundamental para llevar los eventos WE Day a Estados Unidos por primera vez en el 2013 con el patrocinio de los eventos en California y Seattle. Microsoft Norteamérica brindó su apoyo en el 2016 con el fin de ayudar a ampliar el alcance de WE Day para incluir Chicago y Nueva York.

El patrocinio de Microsoft también ayuda a llevar los programas de las We Schools a estudiantes de todo Estados Unidos. A través de los planes de estudio de las WE Schools en Microsoft OneNote y de las campañas de aprendizaje en servicios, los jóvenes obtienen habilidades básicas para triunfar y trabajar para causar un impacto positivo en el mundo.

En eso consiste exactamente la alianza de Microsoft con WE: identificar el camino que la organización desea tomar y desarrollar un plan para utilizar tecnología que les permita escalar su labor, con el fin de impulsar a todavía más jóvenes para que logren cambiar el mundo.

Este verano es un gran paso en esa dirección. Selena Gomez, Alicia Keys, Demi Lovato y muchos otros se unieron con Craig y Marc Kielburger el 4 de agosto en el tercer WE Day Special anual en Estados Unidos. Con la transmisión del evento, WE tenía el objetivo de motivar a millones de jóvenes y sus familias a unirse y causar un impacto más profundo a nivel local y global. Después del WE Day Special, el programa WE School de WE prepara a los estudiantes para ingresar a la escuela en el otoño con planes de estudio completos que les otorgan nuevas herramientas para hacer una diferencia.

El atractivo de WE yace en su sencilla, aunque potente, capacidad de unir a la gente y proporcionarle las herramientas necesarias para cambiar el mundo.

Un miembro de la comunidad posa para la foto en Kenia. (Foto cortesía de WE)

Erin Barton se unió a WE como miembro juvenil en Toronto en 1999, cuando la organización aún era un grupo local de jóvenes que deseaban hacer la diferencia en el mundo.

En aquellos días, el personal de la organización tenía que pedir directorios telefónicos de Estados Unidos para poder contactar a las escuelas y los profesores, ya que muchas de esas organizaciones no se encontraban en el Internet. Utilizaban sus cuentas de correo electrónico personales, y con los años agregaron un servidor empresarial y conectividad Wi-Fi en el campo para sus portátiles, y de esa forma no tenían que estar atados a computadoras de escritorio para trabajar.

Erin Barton toma una pausa para cargar a una niña mientras supervisa el desarrollo del proyecto en Haití. (Foto cortesía de WE)

“Era una asombrosa mezcla de muchos sistemas hechos por nosotros mismos”, dice Barton. “Alterábamos la tecnología para fuera útil para nosotros”.

Pero también sabían que las cosas tenían que cambiar conforme la organización creciera.

“Hace algunos años, mientras realizábamos el inventario, consideramos de manera detenida cuáles eran nuestras limitaciones para crecer. Nos dimos cuenta que donde hay riesgos, hay oportunidades”, dice Barton. “Una gran realidad se reveló ante nosotros: necesitábamos dar un salto gigantesco y deshacernos de los sistemas anticuados. Necesitábamos actualizarnos, mejorar en el uso de los datos y obtener tecnología mucho más sofisticada”.

Las medidas continuas que WE toma para modernizarse consisten en algunas de las soluciones más nuevas y potentes disponibles en la actualidad, entre las que se encuentran servicios en la nube como Microsoft Azure y Office 365 (donados por Microsoft Filantropía a través de sus ofertas gratuitas y con descuentos para organizaciones sin fines de lucro), Microsoft Dynamics y Power BI. Ahora, Barton, la directora de desarrollo de alianzas de WE, puede vislumbrar el siguiente capítulo de la organización.

“Vamos a continuar con nuestra transformación”, dice Barton. “Hemos iniciado una valoración de nuestras necesidades con Microsoft Consulting y pondremos todo sobre la mesa. Ellos nos ayudarán a entender cómo funcionan las cosas y nos indicarán la mejor manera de utilizar la tecnología y cuáles son las mejores soluciones para nosotros”.

Craig Kielburger, cofundador de WE; participa en Microsoft Design Experience a través de Skype for Business. (Foto: Devon Young)

Para ayudarlos en esa jornada, Microsoft reunió a 12 miembros del liderazgo ejecutivo de WE y a otros empleados tanto de Microsoft como de WE en Redmond, Washington, para participar en una experiencia de diseño enfocada en el usuario con duración de dos días, impartida por tres instructores de Microsoft. Ese programa es una de las maneras en que Microsoft ayuda a las empresas y las organizaciones a redefinir sus estrategias para alcanzar sus sueños digitales.

“Procuramos enfocarnos en un problema específico y, como primera tarea, les pedimos pasar tiempo juntos como equipo de liderazgo para identificar las principales fricciones”, dice Steve Sweetman, quien trabaja en la Oficina de Microsoft Digital, Servicios y Éxito del Director de Tecnología. “Luego les pedimos que nos cuenten su experiencia para poder conducir una investigación preliminar”.

Sweetman y sus constructores, Phillip Joe y Dan Mehaffey, pasaron tiempo en Canadá, Estados Unidos y el Reino Unido hablando con los profesores y los estudiantes que trabajan con WE para identificar sus necesidades y crear las representaciones de clientes con los cuales trabajarían en las sesiones.

“La actividad consiste en dirigir conversaciones transformativas y llevar a los clientes con nosotros en esa experiencia”, dice Sweetman. “El objetivo es colocar al cliente en el centro de la conversación y concluir esa experiencia con una secuencia gráfica para después convertirla en una estrategia dinámica”.

Kelvin Kang, Jefe de Tecnología en WE, durante Microsoft Design Experience. (Foto: Devon Young)

WE emprendió la experiencia enfocada en sus programas de empresa social más nuevos, que incluyen maneras de financiar el cambio social, tales como ayudar a la gente de países en desarrollo a establecer mercados. Cuando las personas compran productos en la tienda en línea ME to WE, pueden registrarse para dar seguimiento al impacto de sus compras en los diferentes proyectos a través del programa Track Your Impact (Rastrea tu impacto). Las Rafikis, pulseras artesanales hechas a mano, son algunos de sus productos más populares. Quienes las compran ayudan a proporcionar una fuente de ingresos alternativa a mujeres de todas partes del mundo.

Ejemplo de mercancía disponible a través de ME to WE. (Foto cortesía de WE)

“Puedes comprar y causar un impacto positivo”, dice Craig Kielburger, a través de video por Skype desde Toronto, a sus compañeros de equipo que asistieron a la sesión en Redmond. “La tecnología ha dado paso a la transformación. Si puedo rastrear mis paquetes y entregas de comida, ¿por qué no también las donaciones que realizo? Es una manera transparente de dar seguimiento al impacto y podría generar un recurso grande y estable para financiar la labor filantrópica de la organización”.

WE necesitaba ayuda para que el proceso de registro en su sitio web fuera más sencillo y fluido para los usuarios. Las sesiones se utilizarían para identificar las áreas, tecnologías y enfoques innovadores para ayudar a construir una base de datos de consumidores. Asimismo, encontrarían maneras nuevas de promover una participación más profunda de la gente y generar interés en el programa “Track Your Impact”.

WE durante Microsoft Design Experience (Foto: Devon Young)

En cuanto a sus expectativas respecto a la experiencia de diseño, Kielburger comenta: “Vemos esto como algo que podría cambiar las reglas del juego, de modo que comenzamos a soñar en grande. También deseamos saber lo que no es posible para poder tomar las decisiones pertinentes. Queremos entender el proceso de transformación digital por el que atravesamos y profundizar lo más posible para elaborar un plan”.

Durante dos días, el grupo ocupó una habitación en el edificio del equipo de diseño de Windows, elegido de manera específica para esta experiencia, y colocaron pizarras blancas, notas adhesivas y hojas de papel con sus ideas por toda la habitación. Las ideas surgían de manera rápida conforme se dividían en grupos pequeños, creaban secuencias gráficas de las experiencias de los clientes, se retroalimentaban unos a otros y generaban desarrollos prometedores que habrían de evolucionar en un prototipo una vez que volvieran a sus oficinas.

“Hemos dado grandes pasos para asegurar que conforme continuemos con nuestro crecimiento, sigamos pensando y actuando como un negocio inteligente que ofrece al beneficiario una propuesta de valor distinta a la de las organizaciones sin fines de lucro tradicionales”, dijo Barton durante la experiencia. “Necesitamos ingresos sostenibles para apoyar nuestros programas de desarrollo internacionales”.

El grupo se enfocó en los consumidores que se identifican como socialmente conscientes, es decir, aquellos que pueden causar un impacto a través de sus rutinas cotidianas, sin complicarse la vida.

Hugh Nettar, de WE (Foto cortesía de WE)

Hugh Nettar, director asociado de administración de productos digitales en WE, participó en las sesiones y, unas semanas más tarde, reflexionó sobre la experiencia.

“El ejercicio en Microsoft fue importante para que pudiéramos identificar al verdadero cliente para el cual estamos diseñando, así como para sumergirnos en toda la idea del prototipo”, dice. “Preguntamos: ¿Eso es cierto? ¿Cuáles son los datos que lo respaldan? ¿Es una solución factible que podemos comercializar? Estamos aprendiendo a dar siempre prioridad al cliente”.

Comenta que cuando llegó a WE, en 2016, encontró “soluciones listas para utilizarse” de una organización manejada por jóvenes. Desde entonces, ha aprendido a automatizar los servicios y a entender por qué llevar el mensaje de WE a una audiencia masiva es el camino que deben tomar en el futuro.

“Nos encontramos en un momento emocionante en la historia de la organización, una pequeña organización que está crecimiento”, dice Nettar. “Tenemos que hacer las cosas en forma diferente si deseamos ver los impactos que causará en los próximos 21 años”.

Barton también salió de la experiencia de diseño con más de unos cuantos aprendizajes, incluyendo la noción de comercializar para probar sus ideas.

“Eso es algo difícil para nosotros”, dice Barton. “Pero creo que es donde pueden surgir las mejores innovaciones, cuando realmente estamos desarrollando soluciones cuyo objetivo es el mismo que del consumidor”.

Describió los dos días en Redmond como una “experiencia unificadora” para un equipo de liderazgo que casi nunca puede estar en la misma habitación al mismo tiempo. Y los ayudó a enfocarse más que nunca en seguir adelante con su transformación digital.

“Este no es un momento de la historia en el que podemos hablar sobre construir el avión cuando lo estamos volando”, dice Barton. “Estamos evolucionando y contamos con la pista sobre la cual ese avión aterrizará”.

 

Imagen principal: Judson Althoff de Microsoft se une en el escenario de WE Day Seattle a Maia Dua, joven emprendedora. (Foto cortesía de WE)