Inspirar para que todas las niñas tengan la oportunidad de crear la próxima gran idea

Inspirar para que todas las niñas tengan la oportunidad de crear la próxima gran idea

Es de gran importancia que mujeres jóvenes elijan carreras en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, acrónimo en inglés para ‘science, technology, engineering and math’). No se trata sólo de un tema de equidad, hablamos de no desperdiciar una gran cantidad de talento valioso que la humanidad requiere.

El reto que Microsoft hemos enfrentado es sobre crear interés de las mujeres por el STEM y que conozcan cómo pueden generar un impacto y un cambio en el mundo gracias al talento femenino. De eso se trata la campaña #MakeWhatsNext dirigida a que las jóvenes no se alejen de estas carreras.

Las razones por las que las mujeres no siguen estas ramas son falta de modelos femeninos a seguir, no tener acceso a experimentar con estos temas y la falta de mentoras que las guíen en estas carreras que para 2018 tendrán en el mundo 2.4 millones de trabajos vacantes. Se trata de inspirarlas y ese ha sido el camino que hemos tomado para tal reto.

En Microsoft impulsamos a que las niñas con su talento e ideas contribuyan a la innovación para construir sociedades mejores con brechas sociales más cortas gracias a la construcción de habilidades críticas para un futuro exitoso.

La semana pasada durante mi visita a Chile tuve la oportunidad de reunirme con cuatro YouthSpark grantees: CDI, Innovacien, Trust for the Americas y Laboratoria.  Todos me inspiraron a lo que es posible con el acceso a la tecnología. En especial las historias de Valeria y Rebeca, dos jóvenes que con mucho esfuerzo, compromiso y dedicación han logrado obtener resultados muy potentes en sus proyectos.

Por ejemplo el caso de Valeria, una chica de 25 años que no encontraba trabajo, sin embargo gracias a los cursos y capacitaciones del programa YouthSpark, se acercó a las nuevas  tecnologías, aprendió programación y pudo hacer una página web para su negocio de repostería. Hoy gracias a estas herramientas ha aumentado sus ingresos, tiene nuevos clientes y está muy contenta con este nuevo desafío.

Muy similar es el caso de Rebeca, de 24 años, quien a través de Poeta YouthSpark ha profesionalizado su proyecto de chocolatería “Delicicas de Alicia” y hoy está cumpliendo el sueño de tener su propio emprendimiento. Ella inicialmente vendía chocolates en entrega, pero luego del programa logró cerrar distintos acuerdos con restaurantes, cafeterías y hoteles del Cajón del Maipo. Gracias a esto ha podido expandir su negocio notablemente e incluso hoy es uno de los pilares económicos fundamentales de su familia.

No quitemos el dedo del renglón sobre lo que significa inspirar a las jóvenes para que de ellas salgan las próximas innovaciones que romperán barreras y harán mejor nuestra región y el mundo.