Ir al contenido principal

La colaboración en la creación de una resina única para la fabricación del Ocean Plastic Mouse

¿Cómo puede algo tan pequeño como un mouse tener un impacto tan grande en el compromiso de Microsoft con la sustentabilidad? Todo comienza con botellas de agua de plástico y el deseo de hacer un cambio positivo.

Según el Servicio Nacional de los Océanos, los científicos estiman que hay más de ocho millones de toneladas métricas de plástico en el océano. Para 2050, un estudio estima que habrá más plástico que peces en los océanos del mundo. Los impactos ambientales son asombrosos. Para los equipos de productos e ingeniería de Microsoft, tratar de descubrir cómo utilizar estos desechos plásticos de una manera nueva representó una tarea importante.

El comienzo de lo que, de manera eventual, conduciría al desarrollo del Microsoft Ocean Plastic Mouse, que ahora está disponible para pedidos anticipados, surgió de una serie de preguntas formuladas por un grupo dedicado de personas en varios equipos decididos a resolver un desafío difícil.

“El equipo se preguntó, ¿Por qué no podríamos hacer una resina con plástico que está en el océano y conseguimos un avance allí?” dijo Patrick Gaule, diseñador senior del equipo de diseño de Windows & Dispositivos. “Empezamos a formalizar esta idea. ¿Qué tipo de resina? ¿Qué tipo de producto? Se nos ocurrió un plan para investigarlo. Estábamos seguros de que iba a ser muy difícil. No estábamos seguros de que fuera a funcionar”.

Las resinas plásticas se fabrican a través de calentar hidrocarburos hasta que se descomponen en moléculas más pequeñas. Los plásticos sintéticos contienen polímeros como ingrediente principal. Los polímeros consisten en unidades de enlace covalente repetidas conocidas como residuos de monómero. Estos polímeros tienen características específicas que se utilizan en aplicaciones como botellas de agua, tapas, envases y otros materiales plásticos de uso diario. Las resinas poliméricas en forma de gránulos o perlas se colocan en moldes para crear productos.

Como parte del compromiso de Microsoft de lograr cero desperdicios para 2030, el grupo recibió una subvención interna de sustentabilidad para comenzar a desarrollar el material y de manera rápida se centró en el uso de plástico marino como material para la resina en la carcasa externa del mouse. Hay varios productos en el mercado que utilizan material hecho de plástico con destino al océano, que se recolecta de alrededor de 30 millas de una vía fluvial o área costera. Sin embargo, sería un paso innovador utilizar plástico oceánico, que se define como plástico que ha sido certificado por un tercero como recuperado de cualquier océano o vías fluviales que se alimentan del océano, o donde se lavó a tierra desde esos lugares, para crear la resina.

“Queríamos hacer algo diferente”, dijo Corinne Holmes, directora de cumplimiento ambiental en Windows & Dispositivos. “No quiero cosas limpias. Queríamos empujar el listón. Este plástico no era de un contenedor de recolección en la playa. Fue recuperado de un río. Está sucio. Estuvo allí durante seis meses, no tres semanas”.

El plástico oceánico recolectado presentó un desafío para el equipo de ingeniería que intentaba crear la resina porque el material ya comenzó a degradarse debido al calor, la luz ultravioleta, la humedad y la exposición a la sal. Las botellas de agua están hechas de una resina conocida como tereftalato de polietileno (PET, por sus siglas en inglés), conocida como poliéster cuando se usa en fibras o tejidos.

“Necesitábamos proporcionar una solución de ingeniería para el uso de botellas de agua”, dijo Tony Li, ingeniero mecánico principal de dispositivos Surface. “La resina que se utiliza es poliéster, que es buena para aplicaciones de botellas de agua, pero no es un material común para la electrónica de consumo. Ese es el desafío. Todos los plásticos tienen un comportamiento diferente. El poliéster tiene una mayor contracción del molde, una menor desviación del calor y el material tiene una mayor absorción de humedad que otras resinas utilizadas de manera más común para cerramientos de hardware”.

Hacer el mouse a partir de plástico PET 100% reciclado era imposible desde el punto de vista de la composición química porque no cumpliría con las especificaciones mecánicas y de confiabilidad, por lo que se apuntó como solución a la creación de una mezcla de resina que combinara plástico PET y policarbonato (PC).

Cuando el proyecto comenzó a fines de 2019, Microsoft se acercó a varios de sus proveedores para explorar opciones de reciclaje y soluciones técnicas para crear la resina que se usará en el mouse. Debido a la complejidad del proyecto, que requirió no solo el desarrollo del plástico oceánico patentado, sino también una cadena de suministro compleja para recolectar, limpiar y transportar de manera segura estos desechos oceánicos para reciclarlos, fue difícil encontrar un proveedor dispuesto a asumir el desafío. Pero SABIC, líder mundial en la industria química, continuó su avance a lo largo del proceso, para brindar una asistencia invaluable para la creación del mouse.

“En verdad se involucraron en todo el proyecto”, dijo Gaule. “Salieron y asumieron el desafío de encontrar existencias de plástico oceánico. Pudieron hacer que su liderazgo comprara y eso demuestra el poder de las ideas. Se trata de más que negocios. Se trata de ser un buen ciudadano global”.

Un mouse completo a la izquierda y una vista en corte a la derecha
El Ocean Plastic Mouse pasó por el mismo riguroso proceso de prueba que todos los demás productos de Microsoft para llegar al mercado. Imagen de Microsoft.

SABIC ha estado en el negocio de los plásticos durante más de 50 años, pero los matices necesarios para recolectar y crear una resina a partir del plástico del océano fueron desafíos nuevos.

“Un desafío fue lo que llamamos la ‘cadena de custodia’”, dijo el director de electricidad y electrónica de SABIC, Mahari Tjahjadi. “¿Cómo se rastrea el suministro (de plástico) de principio a fin? Si lo obtenemos del océano, queremos que esa fuente esté certificada, y no solo que lo digamos nosotros, sino que sea certificable por un tercero. Eso no es algo que se haya hecho en el pasado.

“Si bien el conocimiento que tenemos con respecto al plástico es extenso, los plásticos oceánicos plantean diferentes problemas. La resistencia química es importante. Los usuarios de mouse pueden haber comido algo, por lo que tienen rastros de comida en la mano. O tal vez solo se pongan loción. Debíamos tener la resistencia química adecuada. Si no lo hacemos, después de unos meses, el ratón mostraría defectos. Luego está la estética. Conseguir el aspecto correcto es fácil de decir, pero difícil de hacer, porque cuando le pones diferentes aditivos, la química cambia. No queremos que tenga un impacto negativo en el producto en general”.

Los plásticos oceánicos nunca se habían utilizado en la creación de un producto que los consumidores usarían a diario, con los altos estándares de calidad de los dispositivos de Microsoft. Un clic incorrecto o una caída de una mesa podría significar el final del mouse si no se diseñó de manera correcta. Por ejemplo, uno de los acertijos de ingeniería fueron las palancas dentro del dispositivo. Estas corresponden a los clics derecho e izquierdo de un usuario. El plástico debe tener suficiente capacidad de “ceder” para que los clics no rompan las palancas, pero tener la suficiente fuerza como para resistir incluso a los clientes que más hacen clic.

“Tuvo que pasar por todo el proceso de confiabilidad de Microsoft”, dijo Holmes. “No había atajos. Esto fue tratado como el programa de desarrollo regular y pasó por toda la gama”.

El objetivo original del Ocean Plastic Mouse era utilizar un 10 por ciento de plástico marino reciclado. Pero después de todas las pruebas y el desarrollo de la resina, la carcasa exterior del ratón contiene un 20 por ciento de plástico marino reciclado en peso, o el equivalente a la mitad de una botella de agua de 16 onzas.

“Estamos en verdad orgullosos del trabajo que han realizado los equipos para superar y desafiar nuestras suposiciones”, dijo Donna Warton, vicepresidenta de cadena de suministro y sustentabilidad de Microsoft Devices. “El equipo lideró con un propósito y convirtió ese propósito en intención al establecer metas y luego a la acción. Dice mucho sobre la pasión de las personas en el negocio de Dispositivos para hacer esto realidad. Requiere mucho trabajo y nuestros socios también son una parte fundamental de ese viaje “.

Todas las partes involucradas en el desarrollo del Ocean Plastic Mouse insisten en que este es solo un pequeño paso en el camino hacia la creación de productos más sustentables y el desarrollo de un ciclo de vida del producto que de manera eventual conducirá a un mejor reciclaje de los materiales plásticos.

La resina plástica oceánica representa una inversión de desarrollo significativa, que por lo general se hace para crear algo para uso exclusivo de Microsoft. En este caso, sin embargo, Microsoft espera que otras empresas utilicen la resina en la creación de sus propios dispositivos ecológicos. El objetivo es llevar la innovación más allá de los mouse y hacia dispositivos más grandes. El espíritu de competencia puede ser una fuerza impulsora para el bien, ya que las organizaciones de todo el mundo buscan avances adicionales que respeten el medio ambiente.

“Hay mucho orgullo allí, pero también mucha humildad”, dijo Gaule. “Este no es el final de todo. Es el comienzo de un viaje. Es un momento que podemos tomar con nuestros clientes y decir: “Oye, en verdad pensamos en esto y trabajamos duro en ello”. Este es un ejemplo y queremos hacer más de esto. Lo que en verdad espero es el tipo de diálogo con nuestros clientes que compran estos. Quiero saber por qué lo hicieron, qué les pareció interesante. Porque eso solo nos ayudará a seguir adelante”.

Imagen principal: Microsoft y SABIC desarrollaron una resina hecha de botellas de agua de plástico recicladas y se utilizó en la creación del Ocean Plastic Mouse, que contiene un 20 por ciento de plástico oceánico reciclado. Imagen de Microsoft.