Ir al contenido principal

La gente detrás de Windows 11: Escuchar, resolver problemas y diseñar con un propósito

Cuando era niño, Charles Taylor siempre estuvo interesado en la tecnología, aunque no sabía con certeza qué significaba eso, más allá de traducirse a un trabajo relacionado con la informática.

Al crecer en Littleton, Carolina del Norte, una pequeña ciudad con menos de 700 personas, fue a la escuela con el mismo grupo de unos 60 niños hasta la graduación de la escuela secundaria. Sería uno de los primeros en su familia en asistir a la universidad. Taylor asistió a la Universidad de Duke.

Tomó clases de informática, estudios visuales y de medios y ciencias de la información, para tratar de tener una idea de una futura carrera. Se preguntó si era lo adecuado. Luego, un programa de trabajo y estudio en un centro médico de la Universidad de Duke lo conectó con un mentor, un jefe de TI que lo tomó bajo su protección y lo abrió a nuevas posibilidades en la gestión de productos. Presentó a Taylor las nuevas herramientas de creación de prototipos de diseño y lo alentó a hablar con la gente y encontrar soluciones a sus problemas a través de esas herramientas, una mentalidad que ha adoptado en su flujo de trabajo diario.

“Cuando todas las piezas empezaron a juntarse, me di cuenta de que había empezado a mostrarme cómo podría ser estar en la industria de la tecnología a través de una lente diferente, exponiéndome a otros caminos”, dice Taylor. “Fue el primero en ponerme en la cabeza que no necesitaba ser un desarrollador de software o un experto técnico para tener éxito en la industria”.

Le tomaría algunos años más explorar la estrategia, el diseño y la ingeniería en entornos corporativos, antes de encontrar su camino hacia Microsoft, donde ahora es un gerente de producto de la Barra de Tareas que trabaja en Windows 11.

“Quería dedicarme a la gestión de productos en una empresa que tuviera una conexión en verdad excelente con los clientes; una gran misión, en términos de impacto; y quería trabajar en experiencias que fueran más grandes que la simple cara interna”, dice Taylor. “Es importante para mí trabajar en algo que me apasione, algo en lo que pueda ser un gran defensor de las personas que de verdad usan el producto. Como gerente de producto, es muy importante que puedas identificarte con tus clientes y diseñar para un grupo más amplio, más amplio y más diverso, personas de las que por lo general no escuchas. Windows me pareció un gran lugar para trabajar en algo que uso, tanto en mi vida personal como profesional”.

Taylor se ha convertido en un administrador de los clientes a través de su trabajo en Windows 11, impulsado por la constatación de que la PC juega un papel tan importante para las personas de muchas maneras, ya sea al impulsar a otras empresas para que entreguen sus productos a sus propios clientes, al inspirar creatividad, mantener a las familias conectadas o incluso reunir a las personas con fines de entretenimiento.

“La PC es un aspecto central en muchos lentes de la vida”, dice. Al mejorar una parte muy utilizada del escritorio, puso un gran énfasis en tomar lo mejor de Windows y hacerlo accesible para todos. “Mi objetivo, con Windows 11 y todas las versiones posteriores, es llegar a la raíz de los problemas y determinar cómo podemos resolverlos con elegancia de una manera que no solo satisfaga sus necesidades, sino que también sea agradable”.

El mayor cambio en Windows 11 para la Barra de Tareas es donde vive: todavía en la parte inferior de la pantalla, pero ahora en el centro. “A medida que los dispositivos continúan con su evolución, las pantallas más anchas se han convertido en la norma para televisores, monitores y otras pantallas. Por eso, hemos puesto la Barra de Tareas al centro del dispositivo”.

La Barra de Tareas representa el centro desde el cual las personas cambian y lanzan aplicaciones, dice, por lo que tiene que funcionar de manera armoniosa. Aquí, la intersección con el menú Inicio hace que sea de suma importancia y uso diario para la mayoría de las personas.

Christian Valencia, cuyo equipo ayudó a reimaginar la experiencia de Inicio para Windows 11, también valora mucho escuchar los comentarios.

Una investigación mostró que las personas querían un Inicio más limpio y simple, y que dado que muchas personas tienen teléfonos inteligentes, los paradigmas de diseño de esos dispositivos podrían trasladarse con éxito a un nuevo Inicio, por ejemplo, poder desplazarse por diferentes páginas con el tacto.

Como se muestra en el video anterior, el equipo de Valencia vio cómo las personas organizaban lo que imaginaban para el menú de Inicio en piezas modulares, y descubrieron que la búsqueda, las aplicaciones y los archivos aparecían con mayor frecuencia como lo que la gente usaba en Inicio.

Valencia, que ha estado en Microsoft durante casi ocho años, dice que parece que estaba destinado a trabajar en Windows.

Christian Valencia parado en el agua
Christian Valencia (Foto por Christian Valencia)

 

Su primer trabajo después de graduarse de la universidad, donde comenzó como un estudiante de negocios antes de que una clase de publicidad lo convirtiera al campo más creativo del diseño, fue en una pequeña y mediana empresa, para crear aplicaciones para Windows. Mientras estaba allí, ingresó a una aplicación de entrenamiento físico en un concurso de diseño y ganó, lo que llamó la atención de una juez del concurso. Ella pidió ver su portafolio, lo que lo llevó a una oferta de trabajo en Microsoft. En un golpe de casualidad, ella sería una de sus primeras gerentes allí.

Y en Microsoft, siente que ha completado el círculo, después de trabajar en muchas funciones relacionadas con Windows. Los últimos 18 meses han hecho que la PC sea más relevante y vital en nuestras vidas que nunca, reforzada por el director de producto Panos Panay, que centra al equipo en rejuvenecer Windows con lo que se convertiría en Windows 11.

“Todo fue manos a la obra, y todo sigue así”, dice Valencia. “Estuvimos a toda marcha durante el comienzo de Windows 11. Adoptamos un enfoque de fallas rápidas, súper enfocados en la creación de prototipos, de hacer todo sobre la marcha, de reunir comentarios del equipo. Con Inicio, hubo muchas iteraciones y mejorará de manera progresiva”.

Como muchas otras personas cuando se impusieron los bloqueos, creó una configuración de PC en casa, con una comunicación constante con los compañeros de equipo de Microsoft Teams. De manera continua recopilaron comentarios y siguieron con revisiones y mejoras.

Para estimular aún más su creatividad, se inspira en ilustraciones no relacionadas con sistemas operativos o dispositivos móviles: arte abstracto/divertido, como aquel que incluye bulldogs franceses (él tiene uno).

“Siempre hago cosas por mi cuenta”, dice Valencia. “Nuestro director de diseño siempre nos dice que no dejemos de hacer algo, que estemos listos para compartir algo. Así que vivo eso”.

Christina Koehn creció en Bellingham, Washington mientras dibujaba y bocetaba. Pero también se sintió atraída por las matemáticas, las ciencias y la resolución de problemas. La directora creativa de Windows 11 fue a la Universidad de Washington con la idea de ser ingeniera. Aunque varias personas en su vida tampoco pensaron que crear arte para la autoexpresión sería una carrera viable, su madre la animó a tomar clases de arte cuando tenía una vacante en su horario.

Ahí fue donde aprendió sobre la disciplina del diseño y cómo podía usar su creatividad y resolución de problemas para mejorar la vida de los demás.

“Resolver problemas humanos reales, de esto se trata para mí”, dice Koehn, quien luego cambió sus cursos de ingeniería a diseño de comunicación visual. Justo después de graduarse, trabajó en una empresa de diseño gráfico de impresión, donde trabajaba en marcas y logotipos. Luego se mudó a una agencia digital donde diseñó sitios web y aplicaciones y obtuvo más experiencia en elementos de diseño digital.

Christina Koehn
Christina Koehn (Foto por Ulysses Curry)

Después de eso, consiguió un puesto de contrato en Microsoft, que se convirtió, con el tiempo, en un puesto de tiempo completo. Este otoño celebrará su 12º aniversario con la empresa.

Ha trabajado en Bing, aplicaciones de Bing para Windows 8 (su introducción al ecosistema de Windows), Windows 10, MSN, el navegador Edge y Microsoft Store. Y a lo largo de los años, vio cómo la mentalidad de crecimiento de la empresa impulsaba a los equipos a trabajar juntos, para culminar en Windows 11.

“Todos trabajamos para nuestros clientes, tratamos de resolver problemas, para hacer lo correcto para las personas que usan nuestros productos”, dice Koehn. “Marketing, desarrolladores, administradores de proyectos: todas estas disciplinas diferentes se unieron para crear este producto. Aprovechamos la confianza del cerebro en la diversidad de personas en toda la empresa y nos enfocamos en las necesidades de los clientes. Como diseñadores, sentimos empatía por las personas para las que diseñamos. No es que no lo hayamos hecho en el pasado, pero en verdad apuntamos el enfoque para ponerlo primero en las necesidades humanas”.

Koehn se basó en el estilo de diseño Fluent que introdujo Windows 10 (después del estilo de diseño Metro de Windows 8), cuyo sello distintivo incluye profundidad, luz y color adicionales en los iconos, esquinas redondeadas, menos píxeles; en general, una sensación más suave y simplificada. Al mismo tiempo, lo considera un rejuvenecimiento visual. Su equipo se centró en fuentes, tipografía e iconografía.

“Queremos que la gente se sienta más cómoda”, dice Koehn. “Lo que la gente necesita es que su informática se adapte a ellos. Un sistema operativo como Windows, tiene más de mil millones de personas usándolo. La informática en verdad puede impulsar a las personas y debe adaptarse para escalar a todas las diferentes necesidades”.

Obtengan más información sobre Windows 11 y estén atentos a más historias sobre las personas que les traen Windows 11.

Foto principal: Charles Taylor (Foto por Ulysses Curry)