Ir al contenido principal

La tecnología genera un “punto de inflexión” para llevar las vacunas contra COVID a muchas más personas en todo el mundo

Cuando las vacunas contra el COVID-19 comenzaron a llegar a Ghana en 2021, Mrunal Shetye y sus colegas se apresuraron a llevar las dosis vitales a millones de personas ansiosas por protegerse a sí mismas y a sus familias. Hicieron malabarismos con las órdenes de compra, las cartas de aprobación y muchos otros detalles como parte del ambicioso lanzamiento mundial de vacunas.

“Había cientos de correos electrónicos sobre un solo tema y, en un momento, teníamos una pizarra para documentar qué envío llegaba y cuándo”, dice Shetye, jefe de salud y nutrición de UNICEF en Ghana. “Los detalles eran muy difíciles de rastrear”.

Un año después, la profusión de correos electrónicos y búsquedas de documentos dio lugar a un centro de información simplificado construido por UNICEF y Microsoft para COVAX, el mecanismo global para ayudar a distribuir las vacunas contra el COVID-19 de una manera más equitativa. El esfuerzo ha entregado más de 1,500 millones de dosis a 146 países en el lanzamiento de vacunas más grande del mundo. Más del 80% de las dosis se han destinado a países de ingresos bajos y medianos bajos. COVAX está codirigido por UNICEF, que gestiona las adquisiciones y el suministro; Gavi, la Alianza de Vacunas; la Organización Mundial de la Salud; y la Coalición para Innovaciones en Preparación para Epidemias.

Con el centro de información, Shetye ahora puede acceder a un tablero y ver un solo elemento de línea para un envío COVAX y documentos relacionados. Sus colegas de la División de Suministros de UNICEF y sus socios de salud en Ghana pueden ver la misma información para que todos estén en la misma página. El sistema lo ayuda a prepararse para los envíos, administrar las existencias y suministros de vacunas contra el COVID-19 y ayudar a los trabajadores de la salud con las campañas de vacunación en todo el país.

“Todo se volvió más manejable y comprensible”, dice Shetye.

Los trabajadores ven un envío de vacunas
Un gerente de salud de Ghana, a la izquierda, y el personal de UNICEF examinan un envío de vacunas contra el COVID-19 en Ghana. (Foto de Francis Kokoroko, cortesía de UNICEF)

Lanzado en 2021, el centro de información, que rastrea la cadena de suministro de vacunas de COVAX, se ha convertido en una parte clave de la misión de la iniciativa de llevar vacunas a países de ingresos bajos y medianos que, de otro modo, podrían quedarse atrás. Ha llevado entregas eficientes de vacunas y jeringas contra el COVID-19 a escenarios de conflicto como Siria y Yemen, y a lugares remotos como el Himalaya en Nepal y el pequeño país insular del Pacífico de Vanuatu.

La plataforma también ayuda a los trabajadores humanitarios y de la salud a colaborar entre zonas horarias y países en entregas a países de bajos ingresos como Etiopía, Afganistán y Ruanda, donde la dosis número mil millones de COVAX aterrizó en la capital de Ruanda, Kigali, en enero de 2022.

A pesar del gran progreso, la necesidad del trabajo es aún vital. Muchos de los 82 países más pobres del mundo tienen tasas de vacunación de COVID-19 por debajo del 20%, según The New York Times. En contraste, alrededor de dos tercios de los países más ricos del mundo han alcanzado el objetivo de la Organización Mundial de la Salud de vacunar por completo al 70% de sus poblaciones.

“El objetivo de COVAX es hacer que las vacunas contra el COVID-19 estén disponibles para todas las poblaciones, sin importar dónde se encuentren y cuál sea el nivel de ingresos de sus países”, dice Gemma Orta-Martínez, gerente de cadena de suministro de monitoreo y datos estratégicos en UNICEF. “El centro de información es una herramienta crítica que UNICEF y sus aliados utilizan para brindar transparencia y acceso a información esencial”.

Un médico recibe una inyección mientras la gente se pone de pie y aplaude.
Un médico en Etiopía recibe una vacuna contra el COVID-19. (Foto de Tewodros Tadesse, cortesía de UNICEF)

En los primeros días de los envíos de COVAX, la falta de una visión transparente y cohesiva de la cadena de suministro hizo que los desafíos de la escasez, los bloqueos y el almacenamiento inadecuado de la cadena de frío fueran aún más difíciles. Los empleados de UNICEF, familiarizados con las operaciones de vacunas, tuvieron que usar sistemas dispares e ineficientes para monitorear los plazos y el inventario que cambiaba de manera constante.

Musonda Kasonde, jefa regional de suministros de UNICEF para Medio Oriente y África del Norte, recuerda el estrés de tratar de proporcionar plazos de entrega realistas para los países que preguntan cuándo llegarán las vacunas.

“Uno de los principales desafíos al principio fue tratar de entender quién tenía qué y dónde”, dice ella. “Para mí, tener esos tableros y acceder a esa información fue en verdad el punto de inflexión en nuestra lucha contra la pandemia”.

La plataforma de UNICEF también desempeña un papel fundamental para ayudar a los países a convertir las vacunas en vacunación, en especial ahora que los suministros y la logística se han estabilizado. Los países que utilizan la plataforma para prepararse para los envíos y administrar el inventario pueden organizar con mayor facilidad el almacenamiento, el transporte, la distribución, el alcance comunitario y la capacitación de los trabajadores de la salud necesarios para llevar las vacunas a los brazos de las personas.

Un hombre se para cerca de las vacunas COVID-19
Las vacunas COVID-19 llegan a Afganistán. (Foto de Omid Fazel, cortesía de UNICEF)

“Puedes rastrear lo que viene”, dice Kasonde. “Puedes asegurarte de que la cadena de frío esté en su lugar y los requisitos normativos nacionales estén vigentes, y luego tendrás una entrega mucho más fluida en el país”.

El centro de información surgió como una colaboración entre la División de Suministros de UNICEF y el equipo Tech for Social Impact de Microsoft, que trabaja con organizaciones sin fines de lucro. Para responder de manera rápida a la pandemia, el equipo aprovechó el equipo de Respuesta ante Desastres de Microsoft, que coloca a los empleados en misiones técnicas voluntarias que ayudan a las organizaciones a responder a crisis como huracanes y terremotos.

La plataforma era un proyecto complejo que requería escalabilidad, flexibilidad y seguridad para manejar grandes cantidades de datos globales confidenciales. Necesitaba una gestión de identidad rigurosa para cientos de usuarios con diferentes niveles de acceso autorizado. Tenía que ser fácil de usar. Y necesitaba lanzarse de manera rápida para abordar la crisis de salud que se desarrollaba.

El ingeniero de Microsoft Erik Hanson y la arquitecta gerente Marialina Bello sabían que querían hacer un trabajo significativo durante la pandemia y tenían la experiencia y las habilidades de liderazgo para el trabajo. Rápido se ofrecieron como voluntarios.

“Pudimos llevar la amplitud de Microsoft y decir: ‘¿Cómo podemos ayudar?'”, dice Hanson, quien fue el coordinador técnico de la plataforma, mientras que Bello se desempeñó como coordinadora principal de la misión. “Lo que es más impresionante es la velocidad con la que pudimos reunir a un equipo con diferentes antecedentes y habilidades de todo el mundo”.

Los ingenieros de Microsoft en los Estados Unidos, Italia y Australia trabajaron con los ingenieros de UNICEF en Dinamarca e India para construir la plataforma en unos pocos meses con Azure DevOps, GitHub, Power BI y otras herramientas modernas.

Lo que es más impresionante es la velocidad con la que pudimos reunir a un equipo con diferentes antecedentes y habilidades de todo el mundo.

“Es fácil decir, ‘¿Dónde están mis cosas?’, pero en el contexto de la cadena de suministro, hay muchas respuestas complicadas, muchas definiciones y muchas partes móviles que el centro de información rastrea”, dice Steve Jones, jefe de análisis operacional y del Centro de Tecnología de UNICEF. “Microsoft hizo una gran contribución con mejores prácticas y opciones de diseño, y hemos aprendido mucho”.

Dorcas Noertoft, gerente sénior de contratos de la división de suministros de UNICEF, dice que la visibilidad de los datos ha reducido la desinformación y la fricción que a veces surgen en grandes misiones globales. Poder ver la misma información que todos los demás ha ayudado a “armonizar la narrativa” de la lucha contra la pandemia, dice.

“Tener acceso a la información siempre es una de esas cosas que ayuda a generar confianza”, dice Noertoft, quien administra los contratos de vacunas contra el COVID-19 para COVAX. “Una vez que hay confianza, todos tienen la sensación de caminar hacia el mismo objetivo”.

Trabajadores de la salud entregan vacunas contra el COVID-19 en un bote en la playa
Trabajadores de la salud llevan vacunas y suministros contra el COVID-19 a la isla de Pélé en Vanuatu. (Foto de Arlene Bax, cortesía de UNICEF)

Reflexionó sobre el progreso de COVAX y lo lejos que ha llegado desde que realizó su primer envío internacional en febrero de 2021. Al igual que muchas personas que trabajan con COVAX, Noertoft había visto una transmisión en vivo del hito histórico, cuando un avión que transportaba 600 mil dosis de vacunas aterrizó en Ghana. La conmovió la alegría y el alivio de los funcionarios de Ghana que saludaron al avión y posaron para las fotografías en la pista.

A medida que los envíos continuaban a otros países, Noertoft también observó el centro de información, donde los países que recibieron vacunas se pusieron verdes en un mapa.

“He trabajado con UNICEF durante más de 20 años y el simple hecho de saber lo que se necesita para hacer entregas en algunos de estos lugares casi me hace llorar”, dice. “Habla de lo complejo y global que es este esfuerzo, y de seguir nuestro progreso y ver crecer los números y ver que el verde es asombroso”.

 


Foto superior: Un trabajador de la salud en Nepal lleva vacunas contra el COVID-19 a una clínica en una parte remota del país. (Foto de Laxmi Prasad Ngakhusi, cortesía de UNICEF)