Ir al contenido principal

Más de 2 millones de competidores de Imagine Cup cambian el mundo durante 20 años de innovación

Dos estudiantes universitarios atrapados en el confinamiento por la pandemia durante un semestre en el extranjero se enamoraron y luego se les ocurrió una idea que podría cambiar la forma en que los científicos e ingenieros de todo el mundo realizan sus investigaciones.

Ahmed Kamel, un estudiante de informática egipcio, y Bukle Unaldi, una estudiante de neurociencia turco, se conocieron en la Universidad Minerva en San Francisco y estudiaban en Buenos Aires en 2020. Luego, llegó la pandemia, lo que les impidió el trabajo de laboratorio que requerían sus títulos. Canalizaron su estrés en una solución: fabricar un brazo robótico que pudiera verse y operarse de forma remota, que simulara una experiencia de laboratorio en persona.

Su innovación promete ser de tan grande ayuda para los investigadores, en especial de países en desarrollo o grupos desfavorecidos con acceso limitado a equipos y laboratorios, que los jueces de Imagine Cup 2021 eligieron el proyecto para avanzar al prestigioso Campeonato Mundial de la competencia.

Ahora en su vigésimo año, el evento tecnológico global único de Microsoft ha tenido a más de 2 millones de estudiantes de 160 países que compiten por premios que incluyen capacitación, tutoría, tecnología, publicidad y dinero en efectivo. Esta rica historia ha apoyado a la próxima generación de desarrolladores y creadores a medida que contribuyen a la industria tecnológica y diseñan soluciones para problemas globales.

Dos personas de pie sonríen
Bukle Unaldi y Ahmed Kamel (Foto por Berfin Karaman)

“Lo más importante no fue el dinero ni los premios, sino la credibilidad que nos dio la experiencia para nuestro proyecto y nuestros currículos, para ayudarnos a conseguir trabajo después de graduarnos el año pasado”, dice Kamel.

Agrega Unaldi: “Contar con el apoyo de Microsoft y el reconocimiento de mostrar nuestro proyecto al mundo fue en verdad enriquecedor, y con ese impulso logramos formar un equipo para trabajar aún más en él”.

Robot operado a distancia
El robot operado a distancia creado por Ahmed Kamel y Bukle Unaldi (Foto de Kamel)

Más de 600 estudiantes universitarios han utilizado el robot, que la pareja de recién casados patentó el año pasado. Lo establecieron como un “tercer compañero de cuarto” en su departamento mientras buscan un espacio de oficina en Seattle, donde Kamel consiguió un trabajo como ingeniero de robótica para Amazon y Unaldi como maestra remoto para Elite Open School. Mantienen el robot conectado las 24 horas del día, los 7 días de la semana para adaptarse a cualquier zona horaria y han comenzado a crear una empresa, Hands-On Labs, mientras se preparan para expandirse a las escuelas K-12 en línea.

El ganador de la Imagine Cup de este año, anunciado en la conferencia anual Build para desarrolladores de Microsoft, fue Team V Bionic de Arabia Saudita y Alemania, que ganó el gran premio por ExoHeal, un dispositivo modular exoesquelético de rehabilitación de la mano que utiliza la neuroplasticidad y la tecnología Azure para proporcionar adaptación y ejercicios de rehabilitación gamificados a personas con parálisis de manos.

Una vez apodada “las Olimpiadas del diseño de software” por un escritor de la revista WIRED, Imagine Cup ahora ofrece al campeón mundial $100 mil dólares en efectivo, soporte tecnológico y una sesión de tutoría con el CEO de Microsoft, Satya Nadella. Este año, atrajo una gama más amplia de competidores que nunca: el 67% de los equipos incluye mujeres y el 17% está formado por estudiantes de secundaria en lugar de los estudiantes universitarios tradicionales.

“Nuestra competencia Imagine Cup es un gran ejemplo de las posibilidades”, dijo Nadella, quien se desempeñó como juez durante su primer año como director ejecutivo en 2014 y ha sido mentor de todos los campeones mundiales desde entonces. “Durante 20 años, los estudiantes nos han mostrado lo que es posible cuando se unen para aplicar la tecnología para ayudar a resolver los desafíos del mundo”.

El ganador del gran premio del año pasado fue Team REWEBA, que creó su nombre a partir de “Remote Well Baby”.

Los miembros del equipo trabajaban como voluntarios en un hospital mientras estudiaban tecnología informática aplicada en una universidad de Kenia cuando vieron los desafíos que enfrentan las nuevas madres en las zonas rurales. Los largos tiempos de viaje al hospital llevaron a omitir los exámenes posnatales mensuales y contribuyeron a una alta tasa de mortalidad infantil. El grupo se dio cuenta de que era un problema que la tecnología podía abordar y creó un dispositivo de monitoreo conectado a Internet que los trabajadores de la salud en las aldeas pueden usar para medir de forma remota el peso, la altura y la temperatura de un bebé. El dispositivo integrado envía los datos a los médicos de manera automática y sirve como un sistema de intervención de alerta temprana para salvar la vida de los bebés.

“Es un problema muy emocional”, dijo Jeet Gohil, ahora desarrollador de software que guía el prototipo a través de la producción con su compañero de equipo Abdihamid Abdi para que pueda distribuirse para uso comercial. “Hemos visto sufrir a las madres y los bebés, y en verdad queríamos ayudarlos”.

Cinco estudiantes se reúnen con el director ejecutivo de Microsoft, Microsoft Satya Nadella, a través de una llamada de Teams
El equipo de REWEBA tuvo una llamada de tutoría con el CEO de Microsoft, Satya Nadella, luego de ser nombrados campeones mundiales en la Imagine Cup 2021.

El equipo se reunió cada semana con mentores de Microsoft para mejorar el software del prototipo durante la Imagine Cup. Y la alta visibilidad del evento trajo una comunidad sólida y oportunidades de trabajo en red que abrieron numerosas puertas, dice Khushi Gupta, quien ahora estudia en Texas y hace poco solicitó una patente para el trabajo del grupo.

Sin embargo, los equipos de Imagine Cup a menudo ganan, sin importar su lugar en la competencia.

Zbyněk Poulíček fue subcampeón en 2010 con su mapa colaborativo, un concepto nuevo en ese momento, que acababa de permitir que los equipos de rescate checos se guiaran entre sí hacia las víctimas atrapadas entre los escombros de un terremoto masivo en Haití. Proporcionó navegación en terrenos difíciles en medio de la ausencia de identificación de características geográficas que se habían derrumbado en los temblores. Poulíček había visto la cobertura televisiva del desastre en Haití y, en un estallido de inspiración y audacia juvenil, se acercó al director de una organización sin fines de lucro checa. Recibió una llamada de inmediato: necesitaban su concepto, y lo necesitaban ya.

“Me di cuenta de que la tecnología en verdad podía hacer la diferencia”, dice Poulíček.

El cofundador de Microsoft, Bill Gates, presentó el proyecto en una publicación de blog, presentándolo como un ejemplo del impacto en el mundo real que pueden tener las ideas de Imagine Cup, y Poulíček fue invitado de nuevo para dar un discurso motivacional en el evento de 2011. Él y su equipo sintieron no solo la responsabilidad sino la confianza para continuar con las mejoras en su prototipo y fundaron GINA Software, acrónimo de Geographic Information Assistant.

Un hombre sostiene una pantalla con dos personas al fondo.
Zbyněk Poulíček (al frente) y su equipo Imagine Cup en 2010 (Foto de Jiří Salik Sláma)

Estar en el Campeonato Mundial de Imagine Cup y recibir comentarios de competidores de todo el mundo ayudó a preparar a Poulíček para ser el director general de una empresa que ahora hace negocios en más de 50 países, con más de 250 mil usuarios activos de organizaciones humanitarias y unidades de primeros auxilios.

“Si no fuera por Imagine Cup, no habría creído que tenía el poder de crear algo que puede tener un impacto global”, dice Poulíček. “Ahora GINA se usa en todo el mundo en las situaciones más difíciles, para ayudar a cientos de miles de usuarios a mantenerse seguros”.

En un principio, la competencia tenía la intención de entusiasmar a los estudiantes con la tecnología. El enfoque se ha reducido a lo largo de los años para construir soluciones reales en las categorías de tierra, educación, salud y estilo de vida, y los proyectos han evolucionado a medida que la tecnología se ha vuelto más accesible. Los proyectos de los estudiantes son más sofisticados y completos, y algunos atraen fondos de manera rápida y se convierten en productos comerciales.

Pero ese no es el objetivo final.

“Imagine Cup está asociada con nuestra misión principal: ¿Cómo ayudamos a los estudiantes a lograr más?” dice Charlotte Yarkoni, quien supervisa los programas de desarrollo estudiantil como presidenta de Comercio y Ecosistemas de Microsoft dentro de la división de Nube e Inteligencia Artificial. “Ha sido una forma de ayudar a ese ecosistema y a la comunidad en general. Cuando reflexionas sobre las razones personales por las que los estudiantes se han sentado a la mesa, cómo tratan de ayudar a un grupo desatendido o a una comunidad necesitada o incluso a un pariente, es algo sorprendente para mí. La gran cantidad de innovación y el ritmo de la innovación son increíbles”.

“Esto es algo en lo que Microsoft está bastante comprometido, impulsar a la fuerza laboral y a los tomadores de decisiones del mañana”, dice Yarkoni. “El indicador final es, ¿Ayudamos a los estudiantes a salir y tener un impacto?”

Antes de Imagine Cup, yo era estudiante. Después de Imagine Cup, estaba preparada para el mundo en el que vivimos.

El equipo de Bianca Letti ganó el Campeonato Mundial de 2015 al crear un software que personalizaba los patrones de ropa para adaptarse a personas de todas las formas y tamaños y al crear un mercado para que las costureras hicieran las prendas. El equipo entró en el concurso para buscar financiación para su proyecto.

Pero el impacto duradero, dice Letti, estuvo en las habilidades que aprendió: cómo estructurar sus pensamientos y discursos para un discurso de ascensor; cómo manejar la presión de estar en un escenario mundial; y cómo persistir en entrenar y ensayar, después de estar tan nerviosa que olvidó la segunda mitad de su discurso de tres minutos durante la práctica para la vertiginosa ronda final de la competencia.

“Lo guardo para mi vida, así que eso cambia todo para cualquier reunión a la que asista”, dice Letti. “Fue una experiencia transformadora para mí. Antes de Imagine Cup, yo era estudiante; después de Imagine Cup, estaba preparada para el mundo en el que vivimos”.

La temática de la competencia también ha evolucionado a lo largo de los años, desde “Imagina un mundo donde la tecnología ayude a resolver los problemas más difíciles” hasta “Suéñalo”. Constrúyelo. Vívelo.” Pero el mantra perdurable es permitir que los estudiantes decidan qué problemas y sueños quieren abordar y cómo.

“Los estudiantes conocen mejor que nadie los problemas de sus comunidades; nosotros solo proporcionamos la plataforma”, dice Pablo Veramendi de Microsoft, quien dirigió las últimas siete competencias de Imagine Cup. “Ver de lo que son capaces estos estudiantes y la diferencia que quieren marcar en el mundo me llena de esperanza por lo que hará esta próxima generación de desarrolladores. Son jóvenes, talentosos y motivados. Se sumergen con toda su fuerza para resolver estos problemas”.

Eso es lo que hizo Masaki Takeuchi. Él estudiaba ciencias e información en una universidad japonesa cuando se enteró de todo un grupo de personas en todo el mundo que no pueden usar sus cuerdas vocales debido al cáncer de garganta y otras enfermedades. Conmovido por su difícil situación, se sumergió en el diseño de un dispositivo electrónico portátil que crea sonidos digitales que imitan el habla de una persona traduciendo las vibraciones a medida que mueven la boca y la lengua.

Cuatro personas de pie sonríen
Masaki Takeuchi, segundo desde la derecha, y su equipo demuestran su dispositivo portátil para la Imagine Cup 2020. (Foto por Keisuke Shiro)

Pero Takeuchi no tenía forma de llegar a aquellos que pudieran necesitar su tecnología y no tenía dinero para el desarrollo hasta que compitió en Imagine Cup 2020. Su equipo llegó al Campeonato Mundial y la atención de los medios ayudó a fomentar las conexiones con posibles usuarios, ingenieros y donantes. Ahora es un estudiante de doctorado que trabaja para mejorar el tono humano del dispositivo y hacerlo más cómodo de usar, y su objetivo es patentarlo y comenzar a venderlo dentro de dos años.

“Si no hubiera experimentado Imagine Cup, este proyecto podría haber terminado”, dice Takeuchi, quien usó el dinero del premio para contratar a un ingeniero de diseño. “Quiero que mucha gente pueda usar este dispositivo y crear más aplicaciones para él”.

Dispositivo de tecnología portátil
Masaki Takeuchi creó un dispositivo portátil que ayuda a las personas a hablar cuando pierden el uso de sus cuerdas vocales. (Fotos de Shoki Hattori y dibujos de Yuki Ogasawara)

La lista de logros de los participantes de Imagine Cup durante 20 años es larga, tanto con las decenas de miles de proyectos que presentaron como con lo que se les ocurrió después de la competencia, para usar lo que aprendieron y las conexiones que hicieron.

“Hemos visto una innovación bastante convincente como resultado de la mentalidad diversa y global de las ideas que se pusieron sobre la mesa”, dice Yarkoni. “Es nuestra responsabilidad mantener este programa en funcionamiento y ayudar a estos estudiantes a realizar sus sueños. Estas son personas inteligentes y brillantes, y queremos equiparlas para el éxito”.

 

Nota del editor: 24 de mayo de 2022: esta historia se actualizó para nombrar al ganador de la Imagine Cup de este año.

Si quieren conocer la historia del equipo mexicano que llegó a las Finales Mundiales de este año en Imagine Cup, entren aquí.  

Foto superior: Bianca Letti (centro) y el equipo de eFitFashion ganaron el título de Campeón del Mundo en Imagine Cup 2015.