Ir al contenido principal

Sueños del aro: Kim Robins de Microsoft nunca dejó de creer que jugaría baloncesto en los Juegos Paralímpicos

Kim Robins hizo el voto cuando tenía 12 años. Él y sus padres habían viajado más de 2,400 millas desde su casa en Perth, Australia al este de Sídney para ver los Juegos Paralímpicos de verano, que se celebran poco después de los Juegos Olímpicos, como es tradición. Los Juegos Paralímpicos, para deportistas discapacitados, se celebran después de los Juegos Olímpicos de invierno y verano y en la misma ciudad.

El viaje por el país, en el año 2000, fue un regalo de sus padres antes de que Kim se enfrentara a una más de una serie de cirugías importantes. Nació con un defecto del tubo neural que hizo que su columna vertebral se formara de manera incorrecta en el útero, dejándolo incapaz de caminar por sí mismo.

“Íbamos todos los días a los juegos, y una vez, cuando tomábamos un tren hacia ellos, algunas personas le preguntaron a Kim cuál era su deporte favorito”, dice su madre, Debbie Robins. “Dijo que era baloncesto y que un día iba a jugar para Australia en los Juegos Paralímpicos”.

Avanzamos 21 años. El nombre de Kim Robins está en la lista de un equipo australiano de baloncesto masculino en silla de ruedas, se llaman “The Rollers”, en los Juegos Paralímpicos, que se celebraron del 24 de agosto al 5 de septiembre en Tokio.

“Creo que tal vez me tomó un poco más de tiempo llegar aquí”, dice Robins, de 33 años. “Mi viaje fue mucho más complejo de lo que pensé. Pero estoy muy orgulloso de todas las cosas que tuve que superar para llegar aquí y emprender esta jornada”.

Kim es muy desinteresado en su enfoque y está dispuesto a sacrificar su juego por el bien del equipo.

Craig Friday, entrenador en jefe del equipo australiano de baloncesto masculino en silla de ruedas para los Juegos Paralímpicos, dice que el “deseo de Robins de ser mejor y hacer que los demás a su alrededor sean mejores es contagioso”. Kim es muy desinteresado en su enfoque y está dispuesto a sacrificar su juego por el bien del equipo”.

Robins aporta el mismo enfoque a su vida laboral, como especialista en soluciones de Microsoft en Múnich, Alemania, donde trabaja con clientes en la industria financiera y de seguros.

“Es muy empático y ves cómo se relaciona con sus compañeros de equipo y con los clientes, cómo luce para asegurarse de que todos estén incluidos y se sientan bien”, dice su gerente, Hendrik Juelich.

Es, en parte, el resultado de ese camino que ha tomado Robins, uno que podría haber ido en muchas otras direcciones.

Kim Robins en los Paralímpicos
Kim Robins con el balón durante el juego Paralímpico contra Alemania, que ganaron los Australian Rollers el 28 de agosto de 2021. Foto de Stephanie Wunderl.

“Mis padres siempre me desafiaron”

Debbie y Wayne Robins se llenaron de alegría cuando nació su hijo en 1988, un hermano menor de su hija de 5 años. No fue hasta que tenía alrededor de un año y comenzó a perderse algunos hitos del desarrollo, como poder darse la vuelta por sí mismo, que los médicos comenzaron a tratar de diagnosticar lo que sucedió.

Las pruebas revelaron un defecto del tubo neural, que puede ocurrir pocas semanas después de la concepción. El cerebro y la médula espinal de un bebé se desarrollan a partir del tubo neural y, si el tubo no se cierra de manera correcta, puede provocar anomalías como la que tiene Kim. Otros defectos del tubo neural incluyen espina bífida y anencefalia.

Los médicos no se mostraban optimistas sobre el futuro de Robins. “Dijeron que nunca caminaría, que nunca jugaría, que nunca haría muchas cosas”, dice Debbie Robins. “El defecto del tubo neural de Kim es bastante raro, por lo que no sabían cómo lo afectaría a largo plazo”.

No podía sentarse solo. Fueron años de fisioterapia y terapia ocupacional y, a partir de los 2 años, cabalgatas terapéuticas. Varias cirugías para intentar ayudar. Tenía 3 años antes de que pudiera caminar con muletas y el uso de un andador. Y había dolor crónico, algo con lo que todavía vive.

“Esa ha sido una de las peores partes”, dice Debbie Robins. “Porque cuando era niño, ningún medicamento ayudaba o marcaba una gran diferencia, por lo que se trataba de que él pudiera sobrellevar la cantidad de dolor que tenía”.

Kim Robins en los Paralímpicos
Kim Robins, a la derecha, en el partido de los Juegos Paralímpicos contra Argelia el 27 de agosto de 2021. Su equipo, los Australian Rollers, ganaron el partido. Foto de Stephanie Wunderl.

Nunca nos dimos por vencidos y Kim tampoco se rindió. Tiene un espíritu bastante fuerte.

La investigación significativa en Australia sobre los defectos del tubo neural fue paralela a los años de juventud de Robins. En 1989, la Dra. Fiona Stanley y la profesora universitaria Carol Bower fueron pioneras en la investigación adicional entre la falta de folato o ácido fólico en la dieta de una madre y los defectos del tubo neural. En 1992, Kim fue un ejemplo de una campaña de educación y concientización realizada por The Telethon Kids Institute, un instituto de investigación fundado por la doctora Stanley, que resultó en una disminución sustancial en el número de niños en Australia nacidos con defectos del tubo neural. Y en 2009, el gobierno australiano requirió que se agregara folato a la harina para hacer pan.

Cuando Kim tenía alrededor de 6 años, tuvo dificultades en la escuela. “Estaba sentado en una esquina y no hablaba con nadie”, dice su padre, Wayne Robins. “Pero cuando vino un tutor para ayudar, dijo que lo que Kim necesitaba no era tutoría, sino autoestima, y que el deporte era una forma de presentarle eso”.

Poco después, sus padres llevaron a Kim a ver un partido de baloncesto jugado por atletas en silla de ruedas. El niño estaba “atónito” y emocionado, dijo Wayne Robins. “Nunca había visto tanta gente en silla de ruedas. Y nunca había visto a alguien sentarse y quitarse la prótesis de pierna y luego sentarse en una silla de ruedas y jugar baloncesto”.

Fue amor a primera vista. A partir de entonces, Kim jugó baloncesto, pero también participó en otros deportes: tenis, atletismo, natación. Todos ellos dieron como resultado un cambio de 180 grados en su confianza en sí mismo.

Kim Robins con sus padres
Kim Robins con su madre, Debbie, y su padre, Wayne, en 2018 cuando los Australian Rollers ganaron una medalla de bronce en el Campeonato Mundial de la Federación Internacional de Baloncesto en Silla de Ruedas. Foto cortesía de Kim Robins.

“Nunca nos dimos por vencidos y Kim tampoco se rindió”, dice Debbie Robins. “Tiene un espíritu bastante fuerte”.

“No creo que sea fácil para ninguna familia tener un hijo que nazca con una discapacidad”, dice Kim Robins. “Claro que hubo algunas cosas que fueron diferentes para mí, como que necesitaba más tratamiento médico que otros niños”, dice. “Pero mis padres siempre me desafiaron y me animaron a practicar deportes porque pudieron ver cuánto lo disfrutaba”.

Y se convirtió en algo más que un placer: se convirtió en oxígeno para Robins. Continuó con la práctica del baloncesto y tenis, y ganó títulos en ambos deportes. Pero entrenar en ambos se volvió demasiado riguroso, por lo que a los 18 años decidió concentrarse en el baloncesto porque le gustaba el aspecto de equipo del deporte.

En 2007, Robins se convirtió en miembro de los Perth Wheelcats, un equipo que juega en la Liga Nacional Australiana de Baloncesto en Silla de Ruedas. Los Perth Wheelcats ganaron el campeonato nacional de 2007 a 2010, y de nuevo en 2013 y 2014.

Además de jugar, Robins comenzó la universidad, y al final obtuvo un título en ciencias del deporte de la Universidad Edith Cowan en Perth, y luego una maestría en finanzas del Royal Melbourne Institute of Technology.

Su carrera en el baloncesto lo llevó por todo el mundo, con algunos descansos en sus estudios universitarios. Jugó en Italia y España y en 2012 se mudó a Alemania para jugar baloncesto profesional en silla de ruedas en la Bundesliga, la liga deportiva nacional del país, donde todavía juega hoy con las Munich Iguanas. Los Robins también continuaron con los viajes a Australia durante tres meses al año para jugar en equipos cuando las Iguanas no tenían partidos.

Se unió al equipo ampliado de Australian Rollers, un equipo de baloncesto masculino senior de baloncesto en silla de ruedas, en 2010, y se convirtió en miembro permanente en 2017. Ayudó al equipo a avanzar al Campeonato Mundial de la Federación Internacional de Baloncesto en Silla de Ruedas 2018 en Hamburgo, Alemania, donde los Rollers ganó la medalla de bronce.

Kim Robins con su esposa e hijo
Kim Robins con su esposa Jess y su hijo Owen, quien hace poco cumplió un año. Foto cortesía de Kim Robins.

El mismo año, se casó con su esposa, Jess Durlak, que es alemana y profesora, y fanática del baloncesto. La pareja tuvo un hijo, Owen, en 2020 poco después de que comenzara a trabajar para Microsoft. Cuando comenzó a trabajar de forma remota debido a la pandemia, le brindó la flexibilidad que necesitaba para el tiempo de entrenamiento, así como para estar con su esposa e hijo.

Con la decisión de Japón de seguir adelante con los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de este verano, Robins no estaba seguro de si se clasificaría para jugar como parte del equipo australiano.

A pesar de su destacada carrera, han habido decepciones. “He tenido algunas ocasiones en diferentes campeonatos del mundo en las que estaba en el primer grupo de jugadores, pero me perdí de los 12 primeros”, dice.

Nada de eso lo disuadió.

Me siento un atleta mucho más fuerte, después de haber superado tantos contratiempos y desafíos.

En junio, Robins voló a Australia, estuvo en cuarentena durante dos semanas, luego participó en el campo de entrenamiento requerido para aquellos que querían formar parte del equipo. La lista de 12 jugadores fue anunciada por Paralímpicos de Australia en julio, y Robins estaba en ella.

“Kim tiene buena velocidad y agilidad con un alto coeficiente intelectual para el juego, lo que lo convierte en un miembro valioso de los Rollers”, dice el entrenador Friday. “Sus desafíos diarios para estar en la cancha desempeñándose al máximo de su capacidad son enormes, y lo hace sin quejarse ni buscar cumplidos”.

“Los atletas paralímpicos son súper estrellas en la comunidad de personas con discapacidad”, dice Jessica Rafuse, directora de asociaciones estratégicas y políticas de accesibilidad de Microsoft, que padece distrofia muscular. Los Juegos Paralímpicos, dice, son “una de las pocas plataformas donde podemos celebrar los éxitos de personas que se parecen a nosotros y viven como nosotros”.

Kim Robins en los Paralímpicos
Kim Robins, No. 8, en el partido de los Juegos Paralímpicos contra Irán el 26 de agosto de 2021. El equipo de Robins, los Australian Rollers, ganaron el juego. Foto de Stephanie Wunderl.

Mientras continuaba con su entrenamiento en Australia antes de ir a Tokio, Robins también hacía su trabajo en Microsoft, un horario de trabajo que se ajustaba a las zonas horarias de su equipo alemán y de sus clientes.

Espera volver a su vida con su familia después de Tokio. Pero primero hay partidos por jugar y un sueño por cumplir.

“Me siento muy afortunado de poder ir a mis primeros Juegos Paralímpicos, incluso si es un poco tarde en la vida”, dice. “Me siento un atleta mucho más fuerte, después de haber superado tantos contratiempos y desafíos. Y creo que experimentar esa jornada es lo que te convierte en una persona más fuerte”.

Foto principal: Kim Robins durante el primer juego de los Australian Rollers en los Juegos Paralímpicos el 26 de agosto de 2021, que ganaron contra Irán. Foto de Stephanie Wunderl.