Ir al contenido principal

Toby Chan: “Hablen, ábranse y no se escondan”

Toby Chan aprendió a defenderse a sí misma a una edad temprana. Al principio, no quería que nadie en su escuela primaria de Hong Kong supiera sobre sus problemas de audición. Entonces, un día, falló en una prueba de música.

Se dio cuenta de dos cosas: no podía seguir el ritmo y no era culpa suya. Entonces, decidió contárselo a su maestra.

“Mi maestra me explicó que no debería ocultarlo y que debería buscar ayuda”, dice. “A partir de entonces, me dije a mí misma que era un hecho que tenía una discapacidad auditiva y que debería superarla con valentía en lugar de ocultarla”.

La pérdida de audición de Chan comenzó a la edad de 3 años y continuó hasta la edad adulta a pesar de una serie de cirugías y otros tratamientos. Ahora tiene un 20% de audición en ambos oídos y no puede reconocer los tonos de baja frecuencia.

Adaptarse a la vida como una persona con problemas de audición en un principio fue una lucha. Su audífono, por ejemplo, le causaba dolores de cabeza después de un uso prolongado.

Pero estaba decidida a seguir adelante. Con el tiempo, aprendió a leer los labios en tres idiomas. “Es bastante útil, en especial en las reuniones cara a cara”, dice. “Soy más fluida en la lectura de labios en cantonés, pero cuando se trata de inglés y mandarín, se vuelve mucho más complicado”.

Una mujer y un hombre se sientan en un sofá amarillo con cubrebocas

“Me encanta trabajar aquí porque todos me tratan como a un igual… La empresa me brinda oportunidades para demostrar mis habilidades y trabajar con el equipo”.

Cuando Chan se unió a Microsoft Hong Kong hace 10 años, no sintió la necesidad de ocultar el hecho de que tenía problemas de audición. Se sintió con la suficiente comodidad como para revelarlo debido a la cultura de inclusión que la empresa ha fomentado.

“Me encanta trabajar aquí porque todos me tratan como a un igual. No me juzgan ni me perciben como diferente. La empresa me brinda oportunidades para demostrar mis habilidades y trabajar con el equipo”, dice.

El entorno inclusivo en Microsoft permitió a Chan prosperar en su papel como ejecutiva de la industria especializada en educación superior. Ella ayuda a las escuelas con la transformación digital y las ayuda a mejorar las experiencias de enseñanza y aprendizaje.

Un lugar de trabajo que valora la inclusión también cultiva la alianza. Chan pudo encontrar el apoyo de sus compañeros de equipo.

“A veces, tengo dificultades para entender lo que dicen mis colegas, así que les pido que hablen más alto o repitan lo que dijeron. Y cuando me encuentren desconectada o que no responda, en automático repiten lo que dijeron. A menudo estamos tan sincronizados que nos entendemos a través de la comunicación no verbal la mayor parte del tiempo”, dice Chan.

“Siento que mis colegas son muy cariñosos y atentos. A veces, incluso nos reímos de la situación, y esto me permite trabajar bien con ellos”.

Chan dice que para ser un aliado eficaz, las personas deben “brindar apoyo, ser pacientes y escuchar. Dediquen tiempo a en verdad comprendernos a nosotros y a nuestras necesidades”.

Chan también habla de manera abierta con sus clientes sobre su pérdida auditiva. No solo la han apoyado, sino que también la han involucrado en proyectos destinados a aumentar la precisión del software de voz a texto.

“Los investigadores de las universidades locales nos proporcionarán los datos y mi equipo hará recomendaciones sobre cómo mejorar la precisión mediante la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y la plataforma de datos Microsoft Azure”, dice Chan. “Para mí, estos son proyectos significativos porque también me beneficio de ellos y son una forma de retribuir”.

La tecnología juega un papel fundamental para ayudar a Chan a acceder a la información. Cuando era estudiante en una universidad de Canadá, grababa conferencias y las escuchaba más tarde. En la actualidad, usa OneNote para ayudar a mejorar su pronunciación y aprovecha las tecnologías de asistencia, como los subtítulos y los subtítulos en vivo en Teams.

Una mujer en el exterior usa una Microsoft Surface|

Cuando no está ocupada con el trabajo, Chan encuentra tiempo para relajarse a través del ejercicio. Hace yoga y boxeo y trota tres veces a la semana.

“Me encantan los deportes y cualquier actividad para mantenerme en forma”, dice. “El ejercicio es una forma de liberar la presión y el estrés y me ayuda a mantener una actitud positiva.

¿Cuál es su consejo para otras personas con problemas de audición?

“Todos tenemos sus propios defectos y es importante reconocer nuestras imperfecciones. Pero no debemos dejar que nos afecten y permitirles enmascarar nuestras habilidades y lo que somos capaces de lograr.

“Hablen, ábranse y no se escondan. La discapacidad auditiva no significa que no sean comparables a los demás. No es necesario que se comparen, solo hagan lo mejor que puedan y adopten una mentalidad de crecimiento. La discapacidad auditiva es parte de nuestra identidad, pero no debería ser lo único que defina quiénes somos”.

TODAS LAS FOTOS por John Curran.