Ir al contenido principal

Windows 11

Windows 11 florece con “Bloom”, un nuevo símbolo para un nuevo sistema operativo

Con Windows 11, una nueva perspectiva comienza con la primera imagen que ven en la pantalla: un fondo de escritorio que también es una imagen simbólica de comenzar de nuevo con este sistema operativo.

Inspirada en las flores, esta nueva belleza azul se llama Bloom. La historia de su creación abarca una colaboración creativa y dinámica entre los equipos de ingeniería, diseño y marketing de Microsoft, a través de un océano durante una pandemia y que incorporó un flujo de trabajo paralelo que llamó la atención de los diseñadores de Windows 11.

“Es el mismo Windows que conoces y amas, pero este es un nuevo comienzo, una nueva era”, dice Christina Koehn, directora creativa de Windows 11, que estuvo disponible a partir del 5 de octubre.

Esta nueva era viene con una navegación intuitiva, una organización sencilla, más aplicaciones y formas eficientes de ser creativos y productivos. La experiencia del usuario se ha reinventado por completo, se ha simplificado. Es un diseño limpio y fluido que es nuevo por completo, pero familiar de inmediato.

En el corazón de Bloom hay un concepto que fusiona elementos naturales y digitales.

“Esta es la próxima generación de informática para nosotros”, dice Marianna Levant, diseñadora principal del equipo de Koehn. “Todos vivimos tanto en un ámbito digital como en un ámbito natural. Para nosotros era importante abarcar ambos. Comenzamos muy lejos, muy lejos, trabajamos muy de cerca con los diseñadores tanto en el equipo de marketing como en el equipo de producto. Exploramos una variedad muy amplia de conceptos y el que resonó fue esta unión entre las matemáticas y la naturaleza”.

Levant, que tiene experiencia en diseño y bellas artes y que solía tener un estudio en Chicago donde hacía pinturas y trabajos en papel a gran escala, dice que el camino hacia Bloom fue en verdad un proceso creativo.

“No sabíamos dónde íbamos a terminar. Fue como hacer un cuadro, crear una obra de arte”, dice. “Sabíamos cuál era el concepto, sabíamos lo que tratábamos de evocar. Es por eso que este proyecto fue en particular desafiante y maravilloso”.

Para ayudarlos en esa búsqueda del símbolo correcto, encontraron sus respuestas con Six N Five, un estudio de diseño multidisciplinario con sede en Barcelona que comenzó a trabajar con Microsoft en 2019, para diseñar los fondos de pantalla para los entonces nuevos dispositivos Microsoft Surface. Desde entonces, se han comprometido con diferentes equipos de Microsoft en una variedad de proyectos.

“No sabíamos dónde íbamos a terminar. Fue como hacer un cuadro, crear una obra de arte”.

El estudio se basa en una experiencia en diseño gráfico 2D, con herramientas y conocimientos adquiridos durante los años universitarios que implicaron aprender a trabajar con colores, tipografías, formas, etc. Pero a finales de 2010, cambiaron su enfoque hacia el arte 3D. En el proceso se dieron cuenta de que varias horas de trabajo extra producirían resultados cercanos a la realidad.

“A partir de entonces, fueron muchos años de curiosidad, aprendizaje y uso que han convertido el 3D en nuestro propio lenguaje y estilo visual”, dice Ezequiel Pini, fundador y director creativo del estudio de diseño.

Mientras que los equipos de diseño interno de Microsoft repetían sus ideas para Windows 11 de manera interna, el estudio trabajaba en paralelo en las pantallas de Surface.

“Comenzamos a colaborar con Six N Five para reinventar los fondos de escritorio para dispositivos Surface hace un par de años”, dice Samuel Clarke, director creativo de Modern Life (Windows, Surface, Microsoft 365, Microsoft Edge). “Su visión única de interpretar el mundo físico a través de técnicas digitales nos unió. Crean escenas tranquilas y serenas que siempre se sintieron como una combinación perfecta de cómo queríamos que se sintieran los usuarios al utilizar nuestros productos”.

De manera eventual, los flujos de trabajo convergieron cuando la flor dinámica de Six N Five tocó todas las notas adecuadas para los diseñadores de Windows 11.

Windows 11

“Lo que pasa con Bloom es que tiene movimiento”, dice Koehn. “No parece que sea un objeto estático. Casi podrías imaginarlo moviéndose de forma ambiental y cambiar de forma, transformándose”.

En lo que respecta a su enfoque de Bloom, Six N Five se inspiró en la premisa de examinar los reinos naturales y su relación con el trabajo abstracto y digital creado por su gente. Para ellos, una flor que florecía por primera vez representaba “un nuevo y fresco comienzo”.

Las flores, en particular las rosas, las inspiraron. Pero también encontraron una brújula en azul de Windows, un tono “vibrante” que Pini dice que “ha sido clave en este proceso a la hora de colorear”.

Es un color que fue fundamental para identificarse con Windows 11 y para señalar algo nuevo a los consumidores, dice Karina Vivas, directora de marketing integrado de Windows. “Utilizamos a propósito su color azul eléctrico como una línea creativa a través de diferentes elementos”.

Imagen de marketing de Bloom con el número 11 mostrado

La prominencia de Windows en las rutinas diarias también jugó un papel importante en el enfoque de diseño.

“Creo que pertenecemos a una generación en la que el mundo digital ha evolucionado hasta el punto de que se ha convertido en parte de nuestra vida diaria. Ahora es natural para nosotros, nuestra propia extensión y trabajo”, dice Pini. “Hay tantas tareas que no podemos hacer sin nuestra computadora. Esta evolución avanzará con el tiempo y, al menos para nosotros, Windows 11 representa esta evolución hacia lo nuevo”.

Con Windows 11, la translucidez a través de nuevos materiales como Mica se vuelve más prominente, explica Koehn.

“A medida que nuestros escritorios se vuelven cada vez más complejos y tenemos más y más ventanas abiertas, a veces es bueno tener la transparencia de algunos materiales para ayudarles a ver lo que está enfocado y lo que podría estar en el fondo”, dice. “Queríamos asegurarnos de que el fondo de pantalla del sistema operativo en verdad mejorara esos materiales. Así que construimos esos materiales de tal manera que asimilan el color que hay detrás de ellos. Reflejan la luz. Si diseñas el papel tapiz de tal manera que tenga una gama de colores, tenga vitalidad en los lugares correctos donde sabes que vas a tener materiales encima, los dos se complementan bastante muy bien. Y los materiales se ven hermosos cuando ves a Bloom pasar detrás de ellos. Así que en definitiva fue una consideración cuando diseñamos la forma de Bloom, así como la gama de colores”.

Bloom estaba destinado a complementar el nuevo diseño centrado de Windows 11, que incluye la barra de tareas y el menú Inicio. Y desde un punto de vista práctico, era importante para el equipo de diseño tener un espacio negativo alrededor de la imagen para que las carpetas y los archivos pudieran colocarse en el escritorio, lo que reduciría el desorden visual.

Pantalla de inicio oscura de Windows 11

Resulta que el diseño centrado fue uno de los muchos factores que Six N Five tuvo que resolver.

“Lo más complicado fue encontrar una composición hermosa y armoniosa que funcionara no solo de manera estética como fondo de pantalla, sino también en convivencia con el menú central del nuevo sistema operativo”, dice Pini. “Empezamos a crear un montón de imágenes, experimentamos y jugamos con el material que nos dio Microsoft. Esa fue la parte fácil, pero luego llegó el momento de elegir un camino a seguir y delimitarlo”.

El estudio de Pini fue el encargado del diseño de la imagen principal y la animación del proyecto, mientras que el equipo de diseño de Microsoft les ayudó con pautas y bocetos para que la pieza cumpliera con todos los requisitos necesarios.

Six N Five también desarrolló dos paquetes de temas para Windows 11: uno que proviene de nuevas exploraciones inspiradas en Bloom y otro basado en el diseño de paisajes imaginarios.

Imagen del tema azul 6n5

Para Six N Five, tener un papel tan fundamental en el desarrollo de Bloom es “un sueño hecho realidad”.

“La palabra ‘Windows’ no solo evoca nostalgia por el primer contacto que tuvimos con una computadora hace 20 años, sino que también es todavía el sistema operativo que usamos 20 años después”, dice Pini. “Ha sido nuestro compañero en todo este proceso y desarrollo profesional desde el principio. Saber que esta nueva versión del SO tendrá una imagen de nuestro estudio, que a su vez será vista por miles de millones de personas, es un sueño difícil de explicar con palabras”.