Ir al contenido principal

Un aniversario de la ADA y el trabajo que queda por hacer

Angela Winfield tenía 6 años cuando se promulgó la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés) el 26 de julio de 1990. Todavía era demasiado joven para entender lo que significaba la ley, pero no demasiado joven para estar entre uno de cada cuatro estadounidenses que viven con una discapacidad.

A los 4 años, le diagnosticaron artritis reumatoide juvenil, glaucoma, cataratas y uveítis, una enfermedad inflamatoria que destruye el tejido ocular. A los 10 años, a pesar de las cirugías, perdió la visión del ojo izquierdo y fue declarada legalmente ciega. A los 20 años, la visión de su ojo derecho se deterioró y perdió por completo la vista.

Su sueño era ser abogada. “Pero nunca había visto a nadie en ejercicio de la abogacía que se pareciera a mí: una mujer negra ciega”, dice. Ella ideó modelos a seguir para emular: sus padres, que eran ambos maestros; consejeros; Oprah; y Stephen Hawking, porque no solo tenía una “discapacidad muy visible, sino que también tuvo mucho éxito en su campo”.

Los modelos a seguir fueron una gran motivación. Winfield obtuvo su título de abogada en la Universidad de Cornell y, después de ejercer en la práctica privada, regresó a Cornell como vicepresidenta asociada de inclusión y diversidad en la fuerza laboral. A principios de 2021, se convirtió en la directora de diversidad del Consejo de Admisión de la Facultad de Derecho (LSAC, por sus siglas en inglés), la organización sin fines de lucro que es mejor conocida por administrar la Prueba de Admisión a la Facultad de Derecho y trabaja para mejorar la calidad, el acceso y la equidad en la ley y la educación en todo el mundo.

Tenemos una parte importante de nuestra comunidad que no tiene el mismo nivel de acceso que todos damos por sentado en este nuevo mundo de trabajo remoto.

Cuando Winfield tomó el LSAT hace años, el LSAC proporcionó una persona para que le leyera las preguntas y escribiera sus respuestas. “Ahora, las personas como yo, que tienen impedimentos visuales o que son ciegos y usan un lector de pantalla de computadora, pueden usar ese software con el que están familiarizados para realizar y navegar la prueba”, dice. “No se requiere un lector en vivo. Pero aún puedes solicitarlo”.

“La propia ADA ha hecho maravillas con la accesibilidad en términos de proporcionar un marco legal y una base para exigir la accesibilidad”, dice Winfield. “Pero una de las cosas que siempre digo es que ADA es el piso” y no el techo.

En este 31 aniversario de la ADA, una ley histórica de derechos civiles para las personas con discapacidades, hay mucho que elogiar y todavía hay espacio para hacer más, dicen defensores como Winfield y otros.

Karen Tamley en el exterior
La pandemia, “nos ha dado una visión mucho más nítida porque ha expuesto tantas disparidades que las personas con discapacidad han enfrentado durante mucho tiempo”, dice Karen Tamley. Foto cortesía de Access Living.

“Esta pandemia en particular, nos ha dado una visión mucho más aguda porque ha expuesto tantas disparidades que las personas discapacitadas han enfrentado durante mucho tiempo”, dice Karen Tamley, presidenta y directora ejecutiva de Access Living, una organización sin fines de lucro con sede en Chicago que se enfoca a nivel nacional en la vivienda y cuestiones de derechos civiles para las personas con discapacidad, además de proporcionar habilidades para la vida independiente y apoyo de pares a nivel local.

Entre las disparidades que cita Tamley: la brecha digital.

“Lo veo todos los días en nuestro trabajo, la cantidad de personas con discapacidades que aún no tienen conectividad, banda ancha, no tienen dispositivos, no tienen niveles de comodidad de alfabetización digital, no tienen direcciones de correo electrónico – o no tienen accesibilidad en términos de tecnología de asistencia y acceso a información accesible o sitios web”, dice. “Tenemos una parte importante de nuestra comunidad que no tiene el mismo nivel de acceso que todos damos por sentado en este nuevo mundo de trabajo remoto”.

Tamley nació con el síndrome de regresión caudal, el desarrollo anormal del extremo inferior de la columna. Los médicos les dijeron a sus padres que ella nunca podría sentarse ni salir de casa sola. Ella les demostró que estaban equivocados.

Recuerda que su padre tenía que llevarla a las tiendas y restaurantes porque antes de la ADA, no había requisitos para rampas o cortes de acera para quienes usaban sillas de ruedas.

“Al crecer, no podía viajar en el autobús urbano local porque no era accesible y no había requerimientos para los ascensores”, dice Tamley. “Y luego avanzamos en el tiempo para ver cuántos cambios se han producido en este mundo para beneficiar a las personas discapacitadas que son en verdad significativos. Siempre siento que el aniversario de la ADA es una oportunidad para reflexionar sobre esos logros. Pero también es un momento en el que debemos mirar hacia adelante en lo que aún queda por hacer”.

Por ejemplo, una disposición de la Ley de Normas Laborales Justas de Estados Unidos aún permite que las personas con discapacidades reciban un salario inferior al salario mínimo. La tasa de empleo para personas con discapacidad ya es de por sí baja: 17.9 por ciento en 2020, en comparación con 61.8 por ciento para personas sin discapacidad, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos.

“Muchos estadounidenses no se dan cuenta de que a las personas con discapacidades se les puede pagar menos del salario mínimo”, dice Jessica Rafuse, abogada y directora de asociaciones estratégicas y políticas de accesibilidad de Microsoft. “Y cuando digo menos del salario mínimo, me refiero a centavos de dólar”.

Para contrarrestar eso, Microsoft exige a sus proveedores que paguen a los empleados no menos del salario mínimo.

Rafuse, quien también fue jueza administrativa de la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo de Estados Unidos, tiene distrofia muscular y usa una silla de ruedas eléctrica.

Jessica Rafuse con su esposo y sus dos hijos en el exterior
“La ADA fue una ley que me abrió las puertas, de manera literal, al crear rampas en esas puertas para que pudiera acceder a cosas como empleo, adaptaciones razonables, ir a un restaurante”, dice Jessica Rafuse, que se muestra con su esposo y sus dos hijos. Foto cortesía de Jessica Rafuse.

“La ADA fue una ley que me abrió las puertas, de manera literal, al crear rampas en esas puertas para que pudiera acceder a cosas como empleo, adaptaciones razonables, ir a un restaurante”, dice ella.

La falta de equidad en las áreas de tecnología, empleo y educación se conoce como la “brecha de la discapacidad”, un término utilizado por el Banco Mundial.

Para ayudar a cerrar esa brecha, Microsoft inició de manera reciente un programa piloto como parte de su Iniciativa Airband en Los Ángeles y la ciudad de Nueva York para personas con discapacidades que ofrece un paquete de servicios (hardware, software, Internet de banda ancha) con financiamiento de bajo costo. Microsoft también explora cómo puede apoyar mejor a las organizaciones sin fines de lucro que se enfocan en personas con discapacidades y problemas de accesibilidad, dice Rafuse.

Acercamiento de Jenny Lay-Flurrie
“Tenemos que poner más tecnología en manos de la gente y educar a las personas sobre el poder de la accesibilidad”, dice Jenny Lay-Flurrie, directora de accesibilidad de Microsoft.

“Tenemos que poner más tecnología en manos de la gente y educar a las personas sobre el poder de la accesibilidad”, dice Jenny Lay-Flurrie, directora de accesibilidad de Microsoft. “La accesibilidad digital se ha acelerado en los últimos cinco años, ahora hay muchas cosas integradas en software como Windows y Office”.

Otro esfuerzo de Microsoft será un programa de subvenciones de tecnología de asistencia de bajo costo. “Algunas personas han acuñado el término ‘impuesto por discapacidad’ porque puede ser mucho más caro ser una persona con discapacidad”, dice Rafuse. Por ejemplo, su silla de ruedas y su camioneta para transportar la silla de ruedas totalizan más de $100 mil dólares.

“Todos estos costos que experimentan las personas con discapacidades contribuyen a un impuesto por discapacidad”, dice.

Para aliviar la carga, Victor Calise, comisionado de la Oficina del Alcalde de la Ciudad de Nueva York para Personas con Discapacidades, cree que es importante que las ciudades “vayan más allá de la ADA en muchos aspectos”.

Como en la ciudad de Nueva York, donde dice que el código de construcción de la ciudad y la Ley de Derechos Humanos exceden los requisitos federales y ha escrito pautas de diseño inclusivo y recreación inclusiva para brindar asistencia técnica a los diseñadores que los ayuden a cumplir y superar los requisitos de la ADA.

Acercamiento de Victor Calise
“Si las personas con discapacidades no son vistas, no son escuchadas y si no se les escucha, no se les ve”, dice Victor Calise, comisionado de la Oficina del Alcalde de la Ciudad de Nueva York para Personas con Discapacidades.

La ciudad también trabaja para hacer que los sitios web y las plataformas digitales sean accesibles para las personas que usan lectores de pantalla; que se incluyan señales peatonales accesibles en muchas calles; que existan sistemas de bucle de inducción para personas con dificultades auditivas en muchos taxis y proyectos urbanos; y que los quioscos LinkNYC, que brindan llamadas telefónicas gratuitas, Wi-Fi y carga de dispositivos, también tengan características de accesibilidad que incluyen acceso a interpretación en lenguaje de señas estadounidense.

“Una ‘ciudad inteligente’ en verdad inclusiva garantizará que toda la tecnología incluya las necesidades de la comunidad de discapacitados desde el comienzo del proceso de diseño”, dice Calise, quien ha usado una silla de ruedas desde que un accidente en bicicleta de montaña en 1994 lo dejó paralizado de la cintura para abajo.

“Si las personas con discapacidades no son vistas, no son escuchadas y si no se les escucha, no se les ve”, dice. “Es importante que la accesibilidad se debata en la corriente principal en todos los niveles del discurso. Las personas con discapacidades son la minoría más grande en los Estados Unidos y el mundo, y debemos estar incluidos en todos los aspectos de la sociedad “.

Foto principal: Angela Winfield, en una conferencia en la Universidad de Cornell. Crédito de la foto: Jason Koski / Universidad de Cornell